Taxistas piden suba de tarifa y copan el sur de la ciudad

Una importante cantidad de unidades se congregó ayer y permaneció hasta las 13.00, frente a la Intendencia y en zonas aledañas. Reclaman llevar la bajada de bandera a 3 pesos y la ficha a 22 centavos.
Recién pasada las 13.00 de ayer, los taxistas levantaron el bloqueo que había ensayado en las inmediaciones de la Intendencia de la ciudad, en reclamo, entre otras cosas, de una adecuación de la tarifa del servicio.

Tal como lo habían anunciado, la protesta se inició con una concentración, de la que participaron, según el cálculo de los dirigentes de la Asociación de Trabajadores Involucrados en la Actividad Taximetrera (ATIAT), más de 300 asociados, quienes se concentraron en la sede de la entidad, en avenida Sáenz Peña al 500, y desde allí marcharon en busca del intendente interino Ramón Cano.

Más allá de la firmeza que evidenciaron los choferes en su anhelo de ser atendidos, no fue mucho lo que lograron, apenas la promesa de una reunión que podría realizarse la semana que viene, cuando el titular del Departamento Ejecutivo, Domingo Amaya, retorne a la provincia.

El presidente de ATIAT, Antonio Rodríguez, fue el vocero una vez que concluyeron las negociaciones, confirmando que habrá una audiencia con el intendente la próxima semana.

Situación de emergencia

Dijo que la cuestión de la tarifa es una emergencia para el sector. "Los gastos de GNC son impresionantes en este momento. Hoy por hoy, ninguno de nosotros está en condiciones, por ejemplo, de encender el aire acondicionado de las unidades para brindar mayor confort a los pasajeros, porque bajo esas circunstancias el consumo se duplica. Igual, el gasto de gas se lleva la mayor parte de nuestra recaudación", admitió.

Aseguró que si bien en esta oportunidad no llegaron a ningún acuerdo, ya que el intendente a cargo se encontraba enfermo y fueron atendidos por el secretario de Gobierno Marcos Díaz, quedó el compromiso de la audiencia. "Igual, nosotros ya tenemos planificada una gran movilización para el próximo jueves, si acaso no hay respuesta a nuestra solicitud", añadió.

Al potenciar el nivel de la protesta llevada a cabo ayer, Rodríguez dijo que en la mayoría de los casos hay una conjunción de acciones entre titulares y choferes porque esta situación los afecta a todos, "por eso, todo el movimiento se realiza con el consentimiento de los propietarios de las unidades", remarcó el dirigente.

Influencia negativa

Al momento de hacer un balance para potenciar en que medida la suba del gas influye en el presupuesto diario de la actividad, Rodríguez reconoció que en un turno de doce horas se estaba gastando 18 pesos y que ahora se debe desembolsar, por igual carga, 27 pesos. "De todos modos, estamos esperando otro aumento del gas, como el verdadero tarifazo que en silencio se produjo hace algunos días, con una incidencia negativa para los trabajadores del sector de 50 centavos por metro cúbico de gas. Pero no debemos perder de vista que además tienen su influencia los combustibles líquidos, que también debemos cargar, ya que las unidades arrancan sus motores con nafta y luego pasan a gas", aclaró.

Reclamos puntuales

Uno de los principales reclamos de la ATIAT está centrado en la necesidad de conseguir un incremento de la tarifa, de modo que la bajada de bandera, que en la actualidad es de 2 pesos pase a costar 3, es decir una suba del 50 por ciento, mientras que la ficha de 12 centavos pase a costar 22, algo más del 83 por ciento.

Otras de las cuestiones que también serán incluidas en el paquete de medidas que los trabajadores del taxímetro reclamarán a las autoridades municipales, figura la necesidad de incrementar la cantidad de paradas tubo en el micro y macrocentro, bajo el argumento que existe una población muy grande de taxis para tan pocas paradas. De igual modo, reclamarán un control más severo por parte de la municipalidad de la ciudad, puesto que advierten que hay un alto porcentaje de vehículos que circula sin la correspondiente autorización y también taxis de otras jurisdicciones que levantan pasajeros en la Capital.

Seguro de vida

Por su parte, los choferes, se manifestaron sumamente preocupados por la falta del pago del seguro de vida para cada uno de los trabajadores de ese sector, al entender que existe un el alto grado de inseguridad en el que actualmente deben desenvolverse. También reclaman cobertura social para resolver las eventuales necesidades en materia salud propia de sus familiares, además de resaltar la carencia de aportes jubilatorios y de descansos pagos.

Comentá la nota