Taxis y remises serán cada vez más parecidos

El Ejecutivo prepara los detalles del proyecto que permitirá a los remiseros levantar pasajeros en la calle, a excepción del Centro.
El intendente de Córdoba, Daniel Giacomino, reiteró ya varias veces su opinión favorable a la unificación progresiva de los servicios de taxis y remises, y la Municipalidad elabora una propuesta de reforma de la ordenanza 10.270 que representa un avance sustancial en ese sentido.

Según lo informado por Gabriel Bermúdez, subsecretario de Transporte del municipio, el borrador del proyecto –que el Ejecutivo aspira a terminar de definir esta semana– establece que los remiseros podrán levantar pasajeros en la calle en toda la ciudad, a excepción del área central. Los límites exactos de esta zona de exclusión no están definidos aún.

"Esa medida no supone la unificación total de ambos sistemas y es parte de cambios más amplios en la ordenanza. Lo que se busca es facilitar el acceso de los vecinos a los servicios y sincerar un sistema que el municipio no está en condiciones de controlar", indicó Bermúdez, en relación a la actual ordenanza que establece que los remiseros sólo pueden ser contratados por vía telefónica y a través de una agencia.

De más está decir que esa medida es resistida por cada una de las agrupaciones de taxistas. Para calmar los ánimos, el proyecto del Ejecutivo incluye también varios puntos reclamados por los taxistas, a saber: un sustancial aumento tarifario –que llegará al Concejo junto a la suba del cospel del transporte colectivo– y la continuidad de la norma que establece que el servicio de remises debe ser más costoso que el de taxis. Ambas medidas son rechazadas casi al unísono por las también numerosas agrupaciones de remiseros.

Además, la propuesta del Ejecutivo incluye dos modificaciones reclamadas desde hace años por los permisionarios de taxis: se permitirá que los mayores de 65 años –y hasta 70– puedan seguir siendo titulares de las licencias, y se incluirá en ese beneficio a quienes hayan obtenido la jubilación. Hoy, esos permisionarios deben transferir sus chapas.

"Son dos sectores que traen planteos absolutamente opuestos, y el municipio está tratando de mejorar el servicio que reciben los vecinos. Hace tiempo que esta discusión se está desarrollando y aspiramos a acordar los cambios con taxis y remises en el transcurso de esta semana", señaló Bermúdez. El funcionario recalcó que ambos sectores deberán prestar acuerdo a la totalidad del proyecto para que la propuesta sea enviada al Concejo.

El municipio también analiza la posibilidad de responder a un viejo pedido del Sindicato de Choferes de Taxis: el otorgamiento de chapas a los conductores que acrediten 25 años de trabajo. Se estudia la adjudicación de un centenar de licencias bajo esta condición.

El Ejecutivo espera que esta semana el Concejo avance en el tratamiento del marco regulatorio del transporte, paso previo al envío de tres proyectos polémicos: el de taxis y remises, el de incremento tarifario general y otro que modificará la prestación del servicio diferencial.

Comentá la nota