Taxis y remises arrancan mañana con la nueva tarifa

Desde mañana regirá en Rosario la nueva tarifa para taxis, con una suba del 16 por ciento que llevará la bajada de bandera a 3,20 pesos y la ficha a 15 centavos.
Esos valores se pagarán de lunes a jueves, y viernes y sábados de 6 a 22. Por las noches de esos dos últimos días, al igual que domingos y feriados, se aplicará por primera vez una tarifa diferencial: la bajada saldrá 3,50 y la ficha 16 centavos. Aparte habrá que abonar 80 centavos si se usa radiollamado. En cuanto al remís, la bajada de bandera pasará a 4,30 pesos y la ficha a 17 centavos, sin adicionales. Por estas horas, más de un taxista cruza los dedos para que el aumento no espante a más pasajeros

Después de un tira y afloje por el temor de algunos sectores ligados a la actividad de que un aumento en la tarifa les termine funcionando como un bumerán, hace diez días el Concejo Municipal dio luz verde al incremento, que se efectivizará a partir de mañana. Como siempre, los taxis podrán cobrarlo sólo si ya regularon sus relojes.

El consenso para aplicar la suba se logró a partir de un proyecto presentado por el concejal Osvaldo Miatello para implementar una tarifa diferencial sólo en algunos días y horarios, pese a que se había barajado la posibilidad de que este adicional se cobrara siempre.

Finalmente, la ecuación que cerró fue de un 16 por ciento de aumento en la tarifa plana —de lunes a jueves y viernes y sábado de 6 a 22— y un plus nocturno para esos dos últimos días, domingos y feriados completos, que sumará 30 centavos más a la bajada de bandera y diez a la ficha.

La idea, consensuada con los titulares de licencias y el gremio de choferes, es que el adicional funcione como un "aliciente" para que circulen más coches por las noches sin que represente un extra oneroso para los pasajeros.

"Creemos que el esquema no va a afectar a la mayoría de los pasajeros, sobre todo trabajadores y estudiantes", afirmó ayer el titular del sindicato, Horacio Boix, aunque admitió que "el miedo a que bajen los viajes siempre aparece con cada nuevo incremento".

Según el dirigente, la crisis financiera global y sus efectos sobre la llamada economía real ya se sienten también al volante. "Desde hace dos semanas se ve la recesión", sostuvo Boix, quien arriesgó que la pérdida de viajes puede rondar el 15 por ciento.

Comentá la nota