¿Tavella y Araniz con socios en una constructora?

En la empresa figuran la esposa de Luis Araniz, una hija de Isabel Rodríguez de Tieri (ambos ex funcionarios procesados en el juicio por la estafa al IPAV) y un hijo del presidente del Instituto de Seguridad Social.
El Boletín Oficial del pasado 7 de agosto informó sobre de la constitución de la empresa Potita S.R.L. conformada en partes iguales por tres familiares ligados al poder: Beatriz Celia Poma, actual funcionaria de la Legislatura y esposa Luis Edgardo Araniz, el condenado ex gerente general del Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda por desvío de fondos; Julieta Tieri, hija de la también condenada en la misma causa, Mirta Isabel "Piqui" Rodríguez; y Martín Tavella, hijo del actual presidente del Instituto de Seguridad Socia, Miguel Tavella.

El nombre de la empresa -que responde al acrónimo formado por las dos primeras letras de cada uno de sus apellidos- no es lo más curioso de la firma. Lo es más que los tres socios que conforman la S.R.L. son contadores a los que no se les conoce antecedentes en el rubro de la construcción, pero declaran, sin embargo, que ese es el primer objeto social de su empresa.

Según se lee en el Boletín Oficial, la empresa se dedicará a la "construcción de todo tipo de obras de arquitectura y/o de ingeniería, públicas y/o privadas, sea a través de contrataciones directas o de licitaciones; construcción de edificios de cualquier naturaleza y para cualquier fin específico, sea industrial, comercial o de vivienda, bajo el régimen común o por el régimen de la Ley 13.512 de Propiedad Horizontal u otras formas vigentes; construcción de viviendas, puentes, caminos y cualquier otra obra y/o infraestructura relacionadas con la arquitectura y/o ingeniería; ejecución, dirección y administración de proyectos y obras; refacción, reparación, reciclado o demolición de todo tipo de bienes inmuebles; y en general la realización de cualquier otro trabajo del ramo de la ingeniería o arquitectura".

La empresa se constituyó el 27 de junio último con tres aportes iguales de cuatro mil pesos cada uno, por lo que el capital social inicial fue de 12.000 pesos. Poma tiene 58 años; Tieri, 26 y se domicilia en La Plata; y Tavella, 34 y fue nombrado gerente.

Pero si los socios de la empresa no tienen antecedentes evidentes en la construcción, sí los tienen Araniz y Tieri, esposo y padre, respectivamente, de las dos socias de Potita. Ellos sí se dedicaban a la construcción en los años en los que el primero -con la complicidad de la esposa del segundo- desviaba fondos del Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda y, paralelamente, se enriquecía.

Tavella, padre del otro socio, es presidente del I.S.S. y amigo personal de Araniz. A ambos se los ve frecuentemente cenando en lugares públicos.

Ahora, -sea por casualidad o porque necesitan camuflar sus actividades en vista de los antecedentes penales que el juicio del IPAV les dejó-, los hijos de dos de ellos y el de Tavella crearon una empresa con la que podrán presentarse a licitaciones públicas. Otro imputado y condenado en la causa del IPAV, el ex vicepresidente ejecutivo Hugo Nelson Agüero, trabaja hoy en una empresa también dedicada a la construcción de obras públicas.

Comentá la nota