Tasas: Presupuesto y Hacienda definiría hoy cuál será el ajuste

De esto dependerá el aumento salarial fijado para los municipales - Según trascendió ayer, concurriría el presidente del CAMPR, Raúl López, para clarificar la posición del ente con respecto a la tasa vial, que habría sido "malinterpretada" - Asimismo, también participará del cónclave el secretario de Hacienda, Aníbal Aulino, para reafirmar la posición del DEM

Hoy, presumíblemente sobre el mediodía, debería reunirse la comisión de Presupuesto y Hacienda del Concejo Deliberante local, para definir de una vez por todas cuál será el ajuste que se concede sobre las tasas municipales.

Según se prevé, asistirá al cónclave el presidente del Consejo Asesor Municipal de Productores Rurales, Raul López, para clarificar la posición del ente y reafirmar sus pretensiones de lograr un ajuste del 40 por ciento sobre la tasa vial.

Según trascendió ayer, ciertas expresiones del CAMPR habrían sido "malinterpretadas" por los concejales de la oposición, por lo que se juzgó oportuno que el titular del ente concurra personalmente al HCD para aclarar las cosas.

Asimismo, también participará de la reunión el secretario de Hacienda, Aníbal Aulino, para reafirmar la posición del DEM ante la inusitada controversia.

PANORAMA

Como ya hemos explicado, del aumento de tasas que solicitó el Ejecutivo -situado en el orden global del 40 por ciento- depende la posibilidad concreta de otorgar el aumento del orden del 20 por ciento, que los municipales deberían comenzar a percibir de manera retroactiva al 1ro. de enero, en dos tandas escalonadas del 5 por ciento -la segunda hacia mediados de año- más una suma encuadrada como "garantía de piso salarial".

Pero, como consignáramos oportunamente, si bien los concejales peronistas que integran Presupuesto y Hacienda defendieron la posición del Ejecutivo, sumándose el secretario de Hacienda, Aníbal Aulino, para explicar las razones que cimentan el ajuste, los ediles radicales ratificaron que solamente concederán un 20 por ciento de ajuste sobre la tasa vial (cuando hay una nota del CAMPR solicitando un 40 por ciento, en virtud de la aplicación del índice vial) y un 10 por ciento en general sobre las restantes tasas.

El radicalismo sostiene que la suba de la recaudación que se prevé permitirá compensar esa diferencia; pero esa presunta mejora en la recaudación es eventual, no segura, como así también lo son posibles mejoras en el índice de la coparticipación provincial: en buen romance, no se trata de un dinero con el que se cuente de manera concreta; podría estar... pero también podría no aparecer.

A todo esto, el vecinalismo no se expidió, y pidió tiempo para definir su posición. Aunque esta, según rumores, no diferiría demasiado de la ya expuesta por la UCR.

Lo que sucede, como ya hemos explicado, es que ese incremento que se concedería -sin contar, desde luego, con la opinión del vecinalismo, que aún no se conoce- resultaría insuficiente para poder conceder el incremento salarial que los municipales vienen reclamando.

Ya con el ajuste solicitado del 40 por ciento, y contando con un régimen de recaudación ideal, el Ejecutivo debería absorber un desfasaje, fruto del aumento salarial, de más de medio millón de pesos. Si el ajuste no llega a ese porcentaje, el desfasaje se haría tan elevado que sería imposible conceder el aumento salarial.

A este respecto, el intendente Quiri ya anticipó que, de aprobarse un presupuesto con un ajuste menor al previsto -del cual depende toda la delicada ingeniería financiera planeada-, directamente lo vetará y se manejará con el presupuesto aprobado de 2009.

Es decir, una normativa que no contempla ni mejoras salariales ni los desfasajes en los costos operativos del municipio; en términos simples, implicaría a priori una fuerte restricción de servicios.

CRITERIOS RACIONALES

Ya lo dijimos infinidad de veces, y vamos a insistir: sin una política racional para los ajustes de tasas, se producen estas situaciones, que son terreno propicio para la chicana y la pérdida de tiempo.

Las tasas constituyen contribuciones municipales sustanciales para el sostenimiento de los servicios; si no se ajustan de acuerdo a los indicadores económicos, se producen desfasajes, y esos servicios se resienten.

Para evitar aumentos sustanciales, las tasas deben ajustarse anualmente; de este modo se mantiene el equilibrio económico y no se afecta de manera sensible al bolsillo del contribuyente.

Parece mentira que tengamos que asistir a esta clase de situación: un municipio paralizado, dimes y diretes de baja estofa política, y una pérdida de tiempo gravosa e inútil, cuando el presupuesto está presentado desde hace meses.

Pero ya se sabe el viejo axioma: el sentido común es el menos común de los sentidos.

Comentá la nota