Tasa municipal: Lifschitz los corre por izquierda

Tras los aumentos en la TGI, el intendente rosarino señaló que el PJ "pasó de ser abanderado de los humildes a abanderado de los ricos". Y dijo que la actualización tarifaria sirve para sostener el gasto social del municipio.
"Me llama la atención que un concejal peronista pase de ser abanderado de los humildes a ser abanderado de las personas de mayores recursos, tratando de justificar los reclamos de algunos propietarios que tienen terrenos baldíos de dos, tres y cuatro manzanas en algunos lugares de la ciudad", ironizó el intendente rosarino, Miguel Lifschitz, al retrucar las críticas que recibió por la actualización tarifaria de la Tasa General de Inmuebles.

El edil justicialista Arturo Gandolla fue el primero que se hizo eco de los vecinos de countries, molestos porque la boleta le había llegado con hasta un 1.500% de aumento. Ante eso, el concejal exhortó a recurrir a la Justicia y a "no votar más" al socialismo.

"No es un aumento de tasa. Eliminamos los topes mínimos y se adecuaron las valuaciones de las propiedades a su valor real. Había algunas muy valiosas que estaban muy por debajo de lo que correspondía. El 60 por ciento de los rosarinos, al fin de cuentas, no tuvo ningún incremento", enfatizó el intendente.

Lifschitz resaltó que "con estos recursos se financia el gasto social del municipio como lo es la salud pública, los proyectos de asistencia social y los de deportes y recreación". Su ladero político, el secretario de Gobierno Horacio Ghirardi, también salió a refractar la crítica del radical Jorge Boasso, quien había acusado a la gestión municipal de despilfarrar los recursos. El funcionario contestó: "No hay ningún descontrol. Al contrario, hay solidaridad y un uso de los dineros públicos a favor de los rosarinos".

Comentá la nota