La tasa de mortalidad infantil creció dos puntos en La Rioja

La Rioja se ubica dentro de las cinco provincias del país que registran la TMI más alta. En el 2008 murieron 97 bebés riojanos.
El Ministerio de Salud de la Nación difundió estadísticas donde se indica que en el año 2008 murieron en la Provincia 97 menores de un año, 18 más que en el 2007. De 12,9 por mil pasó a 15 en un año. Estos guarismos ubican a La Rioja entre las cinco provincias argentinas con la tasa más alta de mortalidad infantil.

La Tasa de Mortalidad Infantil (TMI), una de las estadísticas que más duelen, no es favorable para La Rioja, que en el 2008 se ubica dentro de las cinco provincias del país que registran la tasa más alta. Las provincias de Formosa (19,2) y Chaco (18,0) registran los índices más altos. Les siguen Corrientes (17,1), Catamarca (15,3) y en quinto lugar está La Rioja (15,0). La más baja es en Tierra del Fuego con el 6,8 por mil.

Los datos surgen del último boletín difundido por la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) de Ministerio de Salud de la Nación, sobre nacidos vivos y defunciones de todo el país.

La información divulgada por la cartera sanitaria nacional refleja que en la gestión de Gustavo Grasselli, durante el 2008 murieron 97 menores de un año en La Rioja, 18 más que en el 2007, que fueron 79. Así la Provincia registró un incremento en la TMI de dos puntos, en comparación con el 2007 que fue del 12,9, superando incluso la media nacional. Cabe recordar que la TMI relaciona las defunciones de menores de un año cada mil nacidos vivos.

Las muertes infantiles se subdividen en neonatal (ocurridas en los primeros 27 días de vida del bebé) y postneonatal (ocurridas desde los 28 días al año de vida). En el primer caso, se notificaron 63 muertes y el mayor porcentaje ocurrió entre los seis primeros días de vida del bebé. En tanto que las muertes postneonatales fueron 34.

POCO ALENTADOR

En comparación con las cifras nacionales, la TMI riojana se ubica por arriba de la media nacional, que es de 12,9. A la vez, las estadísticas de La Rioja son las más altas de las provincias de la Región Cuyo: Mendoza (10,8), San Luis (13,1) y San Juan (14,4). Y si se coteja con el norte del país ocurre lo mismo: Santiago del Estero (10,4), Tucumán (13,8), Jujuy (14,0) y Salta (14,4). La única provincia del norte que supera a La Rioja es Catamarca con el 15,3.

Las nuevas estadísticas no son alentadoras para que la provincia pueda cumplir con los Objetivos del Milenio, ya que para el 2011 se fijó lograr una TMI de 11,3 y en el 2015, 9,6.

Cabe recordar que en la gestión de Alejandro Buso al frente del Ministerio de Salud estas estadísticas registraron un descenso de los históricos índices de los 90 superiores a los 20 puntos. En el 2003 la TMI fue de 17.3, en el 2004 de 18,4. En el 2005 logró descender a 13,8, en el 2006 tuvo un leve incremento a 14.1, y en el 2007 bajó a 12,9.

NACIDOS VIVOS

El informe estadístico nacional también presenta la cantidad de nacidos vivos en La Rioja. Durante el 2008 fueron 6.487, de los cuales 2.907 nacieron en hospitales públicos, y 3.499 en el sector privado, diez en domicilios particulares y cinco en otros lugares a los que no se hace referencia.

En cuanto a las edades de las madres, 20 fueron menores de 15 años, 1.092 de entre 15 y 19 , 1.669 de entre 25 y 29, 1.144 de 30 a 34, 563 de 35 a 39, 152 de 40 a 44, seis de 45 a 49 y una de 50 años y 153 figuran sin especificar.

De los datos analizados puede conocerse que el 43 por ciento de los nacimientos responden a madres no asociadas al sistema de atención de salud y que el 5 por ciento no tiene instrucción o primaria.

DISMINUYERON LAS MUERTES MATERNAS

Uno de los datos positivos para la Provincia que arroja el boletín estadístico, es la disminución de la tasa de mortalidad materna, que de 13 en 2007, descendió notablemente en el 2008 a 4,6. Esta tasa se expresa por 10.000 nacidos vivos.

En el 2008 fueron notificadas tres defunciones maternas, de las cuales una fue por causas directas (complicaciones del estado gestacional: embarazo, trabajo de parto y puerperio) y dos por causas indirectas (producto de una enfermedad existente desde antes del embarazo o una que evoluciona durante el mismo, no debidas a causas obstetricias pero sí agravadas por los efectos fisiológicos del embarazo).

La edad de las defunciones maternas, dos fueron de entre 20 a 34 años y una de más de 35 años.

Cabe recordar que la muerte materna es la defunción de una mujer mientras está embarazada o dentro de los 42 días siguientes a la terminación del embarazo, debido a cualquier causa relacionada con o agravada por el embarazo, pero no por causa de accidentes o incidentales.

Comentá la nota