Tartaglia: piden la renuncia de Funes

“Yo no confío más en esa gente, en ninguno de los dos que están ahí. Ahora él (gobernador) nos dio muchas esperanzas, él nos apoya en todo, el señor gobernador. Pero no sé, ahora está todo en la decisión de él”, comentó Graciela Tartaglia, hermana de la pampeana desaparecida.
Un día después de reunirse con el gobernador Oscar Mario Jorge, la familia de la desaparecida pampeana Lucía Tartaglia volvió a pedir la renuncia del secretario de Derechos Humanos, Rubén Funes. “En estos momentos, no sé en quién puedo confiar cuando necesite algunos datos de mi hermana. No sé. Vamos a ver qué es lo que va a pasar. Yo lo que quiero es que renuncie”, afirmó ayer Graciela, hermana de Lucía.

La familia Tartaglia reclama el relevo de Funes y del director de DD.HH., Oscar Gatica, después de enterarse de que las planillas para sacarse sangre y buscar el cuerpo de Lucía permanecían desde hace un año en esa repartición y nunca se lo habían informado personalmente.

Los restos son buscados aún por el Equipo Argentino de Antropología Forense. También la familia busca a un hijo de la desaparecida, que nació en cautiverio.

Graciela se mostró satisfecha por la reunión con Jorge. “Estoy muy contenta porque ayer nos recibió el señor gobernador. Ahora está todo en la mano de él”, dijo en declaraciones al programa radial “Plan B”.

- ¿A usted le gustaría que renunciara Funes? -le consultaron.

- Sí, porque yo no confío más en esa gente, en ninguno de los dos que están ahí. Yo no confío más en esa gente. Ahora él (el gobernador) nos dio muchas esperanzas, él nos apoya en todo, el señor gobernador. Pero no sé, ahora está todo en la decisión de él.

- El gobernador tiene plena potestad para decidir y si quiere puede pedirle la renuncia y se terminó la historia. Pero de todas maneras el gobernador no les dio una plena certeza sobre esa situación. ¿Les dijo que lo iba a pensar?

- El lo que nos dijo es que nos iba a ayudar, todo, pero que lo otro lo dejemos a él, lo que él va a hacer. No sé cómo explicarte.

- ¿Que él va a tomar una decisión pero no les adelantó cuál?

- No. Por eso te digo que yo, como hermana de Lucía y que nos usaron, yo quiero que renuncie. Pero eso está en la mano del señor gobernador. Eso está en la decisión que él va a tomar. Porque yo ahora, si quiero saber algo de mi hermana o algunos datos, ¿a quién tengo que recurrir? A Buenos Aires, a los Derechos Humanos de Buenos Aires porque yo ya en esta gente no confío más en nada.

- Cuando uno escuchó o leyó las declaraciones de Gatica...

- Sí, fue doloroso, porque Gatica cuando la fue a ver a mi hermana, cuando mi hermana vino de La Plata, él la vio a mi hermana dos veces en mi casa, y estaba mi padre, vivía, estábamos en democracia. Yo no sé qué peligro podía correr él. Se mandó un bolazo terrible Gatica. A mi mamá le dolió muchísimo la declaración que él hizo. Porque cómo va a decir que corría peligro cuando fue a mi casa si él... Estábamos en democracia y a nosotros nunca nos molestó la Policía Federal, nadie nos molestó a nosotros. Sabiendo que yo tenía una hermana desaparecida cuando estaban los militares. En eso se mandó una, no sé qué decirte, quiero cuidarme en hablar pero se mandó un bolazo bárbaro y a mi mamá le dolió mucho. El estuvo dos veces con mi hermana cuando mi hermana estudiaba en La Plata y estábamos en democracia todavía.

- Todo esto es a partir de la no información de la Secretaría de Derechos Humanos sobre un análisis de sangre que ustedes se tenían que hacer a pedido del EAAF.

- Claro.

- ¿Ese análisis ya se lo pudieron realizar?

- Sí. Todo bárbaro, ya está en Buenos Aires, ahora esos análisis viajan a Estados Unidos y cuando vuelvan las antropólogas pueden trabajar. Hay 400 cadáveres que ojalá que en esos sea uno de mi hermana.

Ahora tenemos que esperar. Tengo mucho el apoyo del señor gobernador por lo menos, pero la otra parte está en él. Pero yo quiero que renuncie, porque nos usaron. Nosotros los llevamos a Buenos Aires, ellos lo conocieron a Kirchner y cuando ya estuvieron en el poder, si hay cosas que habrán ocultado, no sé qué decirte. Estoy muy dolorida, me duele mucho lo que hicieron porque les brindamos muchísimo, les brindamos todo. El día que vino Cristina Kirchner, que tuvimos una audiencia privada, el señor Gatica enseguida se apareció, cuando lo vi dije “sonamos”, se apareció y ¿por qué no le dijo a mi mamá: “María, mire, hay una planilla”? No, él con tal de figurar en la foto con los presidentes... Perdoname que te diga eso pero me estoy saliendo un poco de la conversación.

Siento mucho dolor y no se lo voy a perdonar.

- ¿Le gustaría que esto tenga una resolución rápida? ¿Ustedes están de acuerdo con que en el Gobierno de la provincia siga existiendo una Secretaría de DD.HH.?

- Sí, porque hay otra gente, hay muchos desaparecidos que no se han investigado. Lo que quiero es que siga, pero con otra gente que esté capaz y que responda mejor. Lo que quiero es encontrar el cuerpo de mi hermana y el sobrino o la sobrina. Mi madre tiene 81 años y quiero que esté bien. Después, lo otro, ya no me interesa más nada.

Comentá la nota