Tartagal: el agua que se toma no es apta para el consumo humano

El bajo nivel del dique Itiyuro que abastece al 80% de los 120 mil habitantes de esa ciudad salteña hizo que proliferaran algas, que liberan desechos que podrían ser tóxicos. Aconsejaron no consumir hasta verificar los análisis de laboratorio
Expertos en temas hídricos, explicaron que las algas en el dique contaminaron el espejo de agua y que la baja de la represa transparenta el agua y permite que el sol desarrolle las algas, que, como parte de su función biológica, eliminan desechos que pueden tener variados grados de toxicidad y causan un gusto amargo y muy desagradable. Sostienen que "sólo lo solucionará una fuerte lluvia".

Pero el problema de potabilidad no se solucionaría ni siquiera hirviendo el agua, ya que no se conoce la bacteria que puede estar afectándola. En tanto, la prestadora del servicio de agua y cloacas, a cargo de la provincia, recomendó no consumir el agua de red "hasta que se completen los análisis de laboratorio que permitan descartar la presencia de sustancias perjudiciales para la salud".

Empresarios y vecinos analizan pedir la suspensión del cobro de la tarifa de agua para compensar el perjuicio económico a los pobladores obligados a usar agua mineral según informa el diario La Nación.

El gobierno provincial informó que funcionarios del ente regulador viajaron a la zona y ordenaron la urgente purga de las redes de agua y el tratamiento con carbono activado en la planta potabilizadora del dique. Se comenzó a bombear líquido desde el embalse El Limón al Itiyuro, para aumentar su nivel y disminuir la influencia de las algas. Y se dispuso repartir agua, prioritariamente a escuelas, iglesias, hospitales y lugares públicos.

Comentá la nota