Las tarjetas reactivaron las ventas, pero sólo en algunos rubros

Entre jueves y domingo, el comercio tuvo un buen movimiento impulsado por la vuelta excepcional de los planes largos. Igual, las tiendas no alcanzaron los niveles de 2008. Los electrodomésticos mejoraron.
A diferencia de los últimos años donde los rubros comerciales mostraban uniformidad en el crecimiento de las ventas en las fechas centrales, el Día del Padre del fin de semana pasado dejó sensaciones diferentes en el sector.

Mientras las tiendas de ropa no logran hacer pie y siguen perdiendo en la comparación interanual, las casas de electrodomésticos pudieron superar lo vendido en 2008, aunque por escaso margen. Según un relevamiento de la Cámara Mercantil que integra el CECIS, los locales de ropa perdieron entre un 15 y un 20 por ciento en unidades comercializadas; los electrodomésticos crecieron entre 5 y 10 por ciento, mientras que rubros como el calzado se amesetaron y no registraron variaciones con respecto a 2008.

En los resultados finales hubo un elemento fundamental: las tarjetas de crédito y los planes largos sin interés. Mientras en las casas de electrónica volvió a aparecer la financiación a 12 meses, en la mayoría de las tiendas esto no ocurrió. En las primeras admiten que gran parte de las ventas del fin de semana se hicieron por esta vía y que el leve crecimiento se basó principalmente en esta posibilidad.

"Buena parte de las ventas se realizaron en tarjeta de crédito y eso permitió a los clientes gastar un poco más y llevar un regalo mejor. Las 12 cuotas fueron importantes porque hasta ese momento veníamos sólo con 6 meses de plazo", dijo Alejandro Pigliapoco, gerente de Frávega.

Pero la financiación a un año fue sólo algo pasajero a partir de un acuerdo que las empresas de tarjetas lograron en algunas ciudades del país, Río Cuarto incluida.

Desde ayer, esa posibilidad ya no existe más; sin embargo, permitió evitar un desmoronamiento en las ventas más significativo.

"Es un momento difícil para el comercio en general porque la gente ha perdido poder adquisitivo y además cuida más el dinero por la incertidumbre. Hay que ver cómo reacciona el campo después del domingo porque en el sector comercial de la ciudad es vital que vuelva a funcionar ese motor", explicó Carlos Brancher, presidente de la Cámara Mercantil.

Aguinaldo y después

Los momentos de fuertes ventas no abundan en el calendario 2009. Por eso el comercio esperaba el Día del Padre y ahora, inmediatamente, el impulso por el cobro del medio aguinaldo. "Es importante el aguinaldo porque es uno de los picos más fuertes para el comercio durante la época de frío", explicó Brancher. Desde tienda Balbi, José Sánchez, coincidió: "Es el último mojón importante del invierno, después ya hay que pensar en la liquidación", anticipó. Para sumar a un mal invierno, la prolongación de los días templados -hasta mediados de mayo- retrasó las ventas de ropa pesada, lo que terminó recortando la temporada a apenas dos meses y medio.

Los electrodomésticos, con buen ritmo

Pese a que en los días previos había algunas dudas sobre las ventas de electrodomésticos para el Día del Padre, finalmente las novedades tecnológicas volvieron a ser un regalo atractivo para muchos. Notebooks, cámaras digitales, afeitadoras, celulares y LCD fueron los más elegidos.

"El valor del ticket en promedio superó al del año pasado, lo que demuestra que el nivel fue bueno. Lógicamente siempre queremos vender más, pero estuvo bien", remarcó Alejandro Pigliapoco, gerente de Frávega, quien destacó que las ventas con tarjetas fueron un pilar fundamental del fin de semana.

Las tiendas, con menos movimiento

La ropa finalmente no alcanzó a remontar el camino de baja de ventas en general. Ni el Día del Padre permitió que las tiendas logren revertir la tendencia. Salvo algunos casos puntuales, la mayoría de los comercios del rubro estuvieron por debajo de los niveles de 2008.

En el caso de Balbi, José Sánchez, gerente de la sucursal en la ciudad, aseguró que las ventas en unidades fueron iguales a las del año pasado. En facturación, por la suba de las prendas, hubo un alza del 10%.

"Es notorio que la gente consume menos. El que compraba para todos los chicos, ahora sólo lo hace para algunos", graficó Sánchez.

Comentá la nota