Tarjetas del Programa Alimentario Municipal

La Subsecretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad de San Miguel, a través de la Dirección General de Desarrollo Económico, comenzó con la entrega de tarjetas alimentarias para los sectores sociales en condiciones de vulnerabilidad del distrito. el operativo fue llevado a los barrios.
Desde la semana del 18 de agosto, comenzó el operativo de entrega de tarjetas del Programa Alimentario Municipal (ProAM), a cargo de la Dirección General de Desarrollo Económico dirigida por Alberto Martínez Alonso.

El Programa Alimentario Municipal (ProAM) se origina con la intención de cubrir las necesidades básicas de familias en alto riesgo nutricional. Fue creado en base a un padrón único de beneficiarios remitido por la Secretaría de Salud, en el cual se registran los casos de alto riesgo, y se atienden las familias de forma inmediata. Actualmente, se está asistiendo a 9.900 beneficiarios compuestos por mujeres embarazadas, adultos mayores, discapacitados y sectores sociales en condición de vulnerabilidad.

José Prezio, encargado del operativo, contaba que el ProAm "es un programa alimentario nacional que baja el Ministerio de Desarrollo Social de Nación […] se firmó en diciembre de 2008, al principio eran tickets y ahora se transformó en tarjetas que se cobran a través del Banco Nación". Los requisitos para la asignación son presentar la fotocopia del DNI y la negativa de ANSES para certificar que no recibe otra prestación. De esta manera, previo análisis de la situación económica familiar, se les otorgará el beneficio. "Es algo muy positivo porque la gente ahora no va a depender de una bolsa de mercadería que tenían que buscar en Acción Social, las personas van a dirigirse a los negocios y van a comprar lo que ellos quieran realmente", aseguraba Carmen Ibarra, Directora de la Mujer de San Miguel.

Mediante la autorización de la Secretaría de Salud, el operativo fue llevado a los barrios. Se realizó en el Centro de Salud CIC (Centro Integrador Comunitario) del Barrio Mitre, El Centro de Salud Castello en Cuartel II, la Delegación San Miguel Oeste del Barrio Sarmiento, el Centro de Salud Pte. Perón en Santa Brígida, el Centro de Salud René Favaloro en Barrio Trujuy, el Centro de Salud Raúl Matera de Mariló, el Centro de Salud UFO (Unión de Familias Obreras) del Barrio Manuelita, el Centro de Salud Federico Leloir de Obligado, el Centro de Salud 17 de Agosto de Barrufaldi y en el Centro de Salud Padre Mora fue suspendido por lluvia y realizado en la Subsecretaría de Desarrollo Social. "La idea es que para que la gente no se moleste en ir hasta Acción Social, ya que hay muchas personas discapacitadas y de tercera edad, se descentralizó en los diferentes Centros de Salud, entonces, dependiendo del domicilio que tenga cada uno, nosotros acudimos al lugar para que tengan un menor gasto", aseguraba Prezio, mientras que Carmen Ibarra agregaba que "se tomó como punto de partida los centros de salud porque son los que conocen la problemática de la familia del barrio".

La intención para esta ocasión fue, además de acercar el operativo a los barrios, reemplazar el sistema de tickets por las tarjetas de débito. Prezio recordaba que "en sus principios eran $50 para comprar alimentos, ahora son $65 también para alimentos, no se puede comprar alcohol, ni tabaco, solamente alimentos". Dichas tarjetas de compra exclusiva de alimentos, contienen una carga de $65 que se renueva cada mes. La Directora de la Mujer, Carmen Ibarra explicaba que "el tercer viernes de cada mes se le va a cargar la tarjeta".

Hoy, las familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad social cuentan con un mecanismo más práctico y cómodo para solventar parte de sus problemas. Si bien no es la solución, al menos existe la preocupación por intentar mejorar la condición de vida de los vecinos de San Miguel.

Comentá la nota