Tarjetas: el BCRA quiere sancionar a entidades que cobren tasas inadecuadas

A tres semanas de las elecciones, y en medio de una fuerte presión sobre el sector bancario por parte del Ejecutivo y Guillermo Moreno, el Banco Central salió a advertir que es el único organismo que tiene poder para sancionar a los bancos
"Estamos evaluando sancionar a aquellas entidades que registren un nivel inadecuado de tasas de interés tanto en las líneas que operan para financiación de saldos con tarjetas de crédito, como en otras líneas", remarcaron ayer desde el Banco Central.

No fue una advertencia lanzada al azahar. Desde el Poder Ejecutivo hubo más de un rerproche a los bancos por el nivel de tasas que cobran en la actualidad (el primero fue hecho por el propio Néstor Kirchner desde un acto de campaña). Con este discurso de fondo, hasta el mismísimo Guillermo Moreno llamó a las entidades con la idea de que la Secretaría de Comercio Interior recobre protagonismo en el control que le concedió la Ley de Tarjetas de Crédito (gesto que reforzó con la resolución 138, publicada el lunes último en el Boletín Oficial).

Con la diplomacia que lo caracteriza, el Central no se privó de dar su propio mensaje. Para empezar, dejó en claro que es la única entidad habilitada para aplicar sanciones sobre los bancos, y luego dejó de manifiesto que hará suya la preocupación transmitida desde la primera línea del Gobierno.

Para ello, la entidad que conduce Martín Redrado, dio a conocer en las últimas horas un comunicado que subraya los recaudos que deben tener presente aquellos usuarios que utilicen las líneas de financiación con tarjetas de crédito que ofrecen los bancos. En el mismo documento, también se expone que la tasa anual máxima que cobran en promedio las entidades por financiar los saldos era de 37,4 % a marzo de 2009.

Ante la pregunta de El Cronista a propósito del momentum elegido para dar a conocer el reporte, una fuente de la entidad rectora reconoció que el comunicado es parte de una serie de acciones destinadas a volver la mirada sobre las tasas que se cobran desde las entidades financieras. "De alguna manera todos estamos ahora mirando el negocio de tarjetas de crédito, desde Obama a Moreno, aunque la regulación de las tasas nos corresponde a nosotros", señalaron.

En este sentido, reconocieron que "en algunos casos, la tasa que se pagaban los bancos por plazos fijo mayoristas (Badlar) ha caído en forma sustancial los últimos meses, por lo que debería verse una reducción del costo financiero que cobran a sus clientes los bancos en tasas y comisiones, algo que por ahora no se ha visto".

Según la fuente consultada, "los spread no se han mantenido en la misma dimensión, por lo que invariablemente tendrán que cambiar", agregaron.

Poder regulatorio

Lo que hizo Moreno con la resolución 138 fue un gesto político: restableció en su cargo una función que hasta ahora estaba en manos de la Dirección Nacional de Comercio Interior, con el atributo además de juzgar las infracciones y aplicar las sanciones correspondientes.

La jugada del Central, por su lado, deja en claro que la regulación del negocio financiero y el poder sancionatorio son facultades que ejerce la entidad.

Desde el BCRA señalaron que si bien la Carta Orgánica les permite aplicar algún tipo de castigo en caso que los bancos no cumplan con la Ley de Tarjetas, una limitación es que esa misma carta no prevé cuáles pueden ser esos castigos, de modo que sustituye por los previstos en la Ley de entidades financieras. Por este motivo, desde el Central señalaron que no descartan avanzar en una reforma de su Carta Orgánica para poner mayor precisión en esta materia

Comentá la nota