Tarjeta roja para el funcionario desobediente

Tarjeta roja para el funcionario desobediente
El hecho se produce en medio del recrudecimiento de la guerra entre el Gobierno y el grupo mediático. El economista había publicado en la web la amenaza de Napia contra directores de Papel Prensa.
El presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Eduardo Hecker, fue despedido ayer en medio de una pelea con el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que incluyó gritos e insultos y sumó un nuevo escándalo a la colección del funcionario más polémico del Gobierno. Según revelaron a Crítica de la Argentina fuentes del ente de control bursátil, Moreno visitó a Hecker todos los días de la semana pasada y lo presionó para que "saque alguna sanción por las irregularidades financieras de Papel Prensa y Clarín", a lo que el economista se habría negado por no poder probarlas. Como se estila en estos casos, la versión oficial adjudicó la renuncia a "motivos estrictamente personales". El cargo quedará en manos del hasta ahora vicepresidente del organismo, Alejandro Vanoli.

La movida se concretó justo después de las movilizaciones que encabezó días atrás Hugo Moyano frente a la sede de Clarín para reclamar la regularización de los empleados encargados de su distribución. Con la guerra mutua declarada por la ley de medios, la oposición y las cámaras empresariales consideraron esa protesta como un "bloqueo salvaje" instigado por el matrimonio Kirchner.

En Papel Prensa, además, donde el Estado es socio del holding mediático, Moreno ya había advertido dos meses atrás a sus directores que disponía de "expertos en partirles la columna y hacerles saltar los ojos" si no acataban sus designios. Eso motivó una denuncia penal de la empresa contra el funcionario, que la CNV hizo pública porque así lo exigen sus funciones como controladora de las empresas que cotizan en Bolsa o que se financian mediante bonos y otros títulos. Esa publicación también habría catalizado la ira de Moreno.

Hecker se formó políticamente junto a Aníbal Ibarra y era uno de los últimos resabios de la transversalidad kirchnerista. Heterodoxo, llegó en 2006 a la CNV desde la presidencia del Banco Ciudad y cultivaba un perfil bajísimo. Eso no le impidió investigar y sancionar a las AFJP antes de su estatización ni perseguir a las cuevas de la City que favorecían la fuga de divisas mediante el mecanismo del "contado con liqui". Por eso sus íntimos negaban anoche que hubiera intentado defender al Grupo Clarín en su pulseada con la Casa Rosada: "Siempre que le pidieron cosas lógicas las hizo", recordaban.

Demacrado, a las cuatro de la tarde, el ya ex funcionario reunió ayer a los 200 empleados de la CNV en su sede de la calle 25 de Mayo al 100. "Renuncio por diferencias sobre la gestión. Lo mejor para la Comisión es que Vanoli quede a cargo, porque va a mantener la línea del directorio", les dijo. Después se recluyó en su domicilio y apagó sus celulares.

De sus discusiones con Moreno, todas a solas, lo único que trascendió en forma inequívoca fueron los gritos e insultos que se oyeron el viernes pasado por la tarde en el octavo piso de la CNV, donde Hecker tenía su despacho. Las fuentes revelaron que la tensión fue in crescendo desde el lunes previo, cuando el jefe de Comercio Interior empezó a presionar al controlador de la City para que intimara a Clarín y a Papel Prensa por presuntas maniobras ilícitas para inflar el valor de sus acciones y obtener mejores condiciones crediticias.

La pelea fue tan sorpresiva que Vanoli –quien quedará a cargo de la CNV– pasó toda la semana pasada en Europa, invitado a varios congresos. Regresó recién el fin de semana y el lunes le encargaron de que asuma en lugar de su hasta entonces jefe. No trascendió si cumplirá con los pedidos secretos que se le atribuyen a Moreno.

El interés de Moreno por Papel Prensa no es repentino. Se trata de la mayor fábrica de papel para diarios del país y su principal accionista es el grupo de Ernestina Herrera de Noble, que se alzó en septiembre de 1976 con un 49% de su capital. El diario La Nación posee otro 22,5% y el Estado un 27,5 por ciento. Moreno amenazó varias veces con expropiarla o estatizarla aduciendo que escatimaba papel a los diarios chicos del interior. Pero por ahora sólo logró incluir en su directorio a su incondicional Beatriz Paglieri, ex interventora del índice de inflación del INDEC.

Con su salida, Hecker se sumó a una larga lista de funcionarios que dejaron el Gobierno enfrentados con Moreno. Entre ellos los ex ministros de Economía Martín Lousteau y Miguel Peirano, los ex secretarios de Agricultura Miguel Campos y Carlos Cheppi y el ex jefe de la Oficina de Control Agropecuario (ONCCA), Marcelo Rossi. Ahora la CNV deberá incorporar otro miembro a su directorio para volver a funcionar. De sus cinco sillas, al menos tres deben ocuparse. Y desde hoy sólo quedan Vanoli y Héctor Hellman.

El dólar bajó a pesar del Central

Los 140 millones de dólares adquiridos por el Banco Central en el mercado cambiario no alcanzaron para impedir una nueva baja del dólar. La cotización cerró ayer en 3,82 pesos en las casas de cambio de la City porteña. Igual, las reservas se mantuvieron sin cambios en 46717 millones de dólares. La baja se da en medio de la revaluación del real en Brasil, que ya está en 1,72 unidad por dólar. En la City creen que, en este contexto, al Banco Central se le hará imposible sostener la actual paridad, y que el dólar seguirá cayendo al menos un par de centavos más. Hacía dos semanas que el billete verde se mantenía en el mismo valor.

Comentá la nota