Tarjeta inteligente para ir en bondi

Ayer se abrieron los pliegos de licitación para la provisión de cinco millones de tarjetas inteligentes, primer paso para la puesta en marcha del sistema único de boleto electrónico (SUBE) en el autotransporte de pasajeros.
El Gobierno avanza hacia la implementación del Sistema Unico de Boleto Electrónico (SUBE). Ayer se abrieron los pliegos técnicos para la provisión de cinco millones de unidades de las tarjetas inteligentes, cuyo presupuesto previsto es de 6,5 millones de dólares. Las oferentes fueron GyD Latinoamérica, Transtex y Gemalto Argentina. La semana que viene Nación Servicios tiene previsto abrir la licitación técnica para el software de gestión mientras que el 21 de mayo será el turno para las lectograbadoras y un día después se harán públicas las ofertas por los equipos validadores, que en una primera etapa rondarán las 10.000 unidades. Para el año que viene se licitarán otras 7400 máquinas. La financiación del proyecto corre por cuenta de la Secretaria de Transporte, que prevé gastar 200 millones de pesos. "Todavía no podemos determinar cuándo se pondrá en marcha definitivamente. Nuestro objetivo es que el proceso sea transparente", aseveró a Página/12 Silvia Traverso, directora de Nación Servicios.

La empresa de servicios del Banco Nación ya lanzó cuatro licitaciones para la implementación del SUBE. La primera fue para las tarjetas inteligentes. En la licitación, se especificó que el chip debe ser de la marca Philips. Por eso, desde el sector privado señalaron a Página/12 que en esta primera etapa habrá importación de tecnología mientras que las empresas proveedoras sólo se abocarán a integrar las tarjetas. Nación Servicios empezó a estudiar las propuestas económicas de los oferentes.

La licitación más costosa será para el equipamiento en los colectivos. En una primera etapa, Nación Servicios licitó 10.000 equipos con un presupuesto de 45,5 millones de dólares. El año que viene se licitarán otras 7400 máquinas para cubrir un parque de colectivos de 17.400 unidades. Además, por un requerimiento de las empresas de transporte, cada colectivo contará con dos máquinas, una para registrar el boleto apenas sube el pasajero y otra máquina para el descenso. De esta manera, las empresas corroborarán que los pasajeros paguen el importe correspondiente a cada sección.

"Ahora las empresas de colectivos están preocupadas por salir de las zonas grises, es decir no perder plata por la diferencia entre los pasajes. Es que con este sistema no podrán usar las zonas negras por donde se movían habitualmente", explicaron a Página/12 desde el Gobierno.

Desde el área técnica de Nación Servicios se evaluó la posibilidad de reutilizar las máquinas existentes en los colectivos, cuyo costo de adaptación rondaba los 2000 dólares por unidad (34,8 millones de dólares por las 17.400 unidades). Uno de los motivos por los cuales se decidió avanzar sobre un nuevo sistema fue la poca vida útil de las actuales máquinas, que en muchos casos superan los 15 años. Según especificaron a este diario fuentes gubernamentales, en el país habría ocho empresas (multinacionales y regionales) con capacidad para ser oferentes.

La otra licitación que se lanzó anteayer fue para la infraestructura física de procesamiento de datos (housing) y los servicios de comunicaciones. El presupuesto para esta etapa es de 1,08 millón de dólares. Esta licitación incluye el software de gestión tipo world class (clase mundial). "No es algo que se pueda implementar desde una caja, es un software muy específico", indicaron a este diario desde la Gerencia de Sistema de Nación Servicios. El software tendrá que soportar aproximadamente once millones de transacciones diarias. Los oferentes llamados world class son en su mayoría internacionales, aunque no descartaron que haya alguna empresa nacional.

Si se suman los presupuestos de todas las licitaciones, hay en juego un total de 65,4 millones de dólares (243 millones de pesos). A este número hay que sumarle otras 17.400 máquinas. Por lo tanto, el presupuesto final será superior al estimado por la Secretaría de Transporte.

Comentá la nota