Tarifaria: El Gobierno espera y desespera

Cuando parecía que la nueva escala tributaria iba a ser aprobada en la sesión del jueves, el oficialismo no logró los consensos necesarios y el proyecto no se trató. Desde el ARI cuestionan a la oposición, que a su vez apunta a las divisiones en el bloque que responde a Ríos. Lo cierto es que si la ley no se sanciona, para el Gobierno habrá nuevas complicaciones a corto plazo.
La sanción de la nueva ley tarifaria se transformó en una necesidad fundamental para la alicaída gestión arista. No solo lo sostuvo la gobernadora, sino que tanto sus funcionarios como legisladores lo vienen expresando con vehemencia. Pero a pesar del trabajo minucioso que realizaran algunos parlamentarios junto al propio ministro de Economía para acordar la gran mayoría de las cuestiones técnicas, la norma no alcanza a ver la luz.

Basta recordar los obstáculos que impidieron la sanción. Cuando todo parecía estar listo apareció en escena (y aún nadie se adjudicó la responsabilidad) un informe periodístico emitido por los canales oficiales, en el que se alguna manera se pretendió desprestigiar al Poder Legislativo. Este hecho generó malestar generalizado y retrasó el tratamiento y sanción de la nueva escala tributaria.

Casi olvidado ese episodio, las miradas estaban depositadas en la sesión ordinaria del jueves a la espera de la puesta en marcha de la "salvadora norma", pero la ley aún parece estar muy lejos de hallar consensos.

A pesar que por lo bajo algunos parlamentarios comentan la posibilidad de realizar una sesión especial para su sanción, aún no existen posturas concretas que lo sustenten.

El diálogo está abierto, dicen desde el ARI. Es cierto, nunca se cerró pero los vaivenes de la política hoy exhiben a un bloque oficialista que ya no se molesta en disimular las grietas que lo afectan. Algunos hablan de una posible separación del bloque del ARI, pero nada de ello se escucha de los protagonistas de manera abierta.

La oposición espera. Aguarda que se ordenen las posiciones dentro del oficialismo y salgan a buscar los consensos. No hay que olvidar que se acerca nuevamente las fechas de pago de salarios, t el ministro Rubén Bahntje advirtió que sin tarifaria el panorama en los próximos meses va a ser complicado. Es que y de no contar con esos fondos el Gobierno deberá seguir apelando al pago escalonado de los haberes y deberá soportar nuevamente el reclamo de los trabajadores del Estado, quienes vienen demostrando un malestar cada vez más generalizado para con la actual gestión gubernamental.

En ese contexto, la parlamentaria justicialista Ana Lía Collavino reconoció que "me sorprendió no tratar la tarifaria porque era la primera vez que había consenso", fundamentando que "nuestro bloque apoya la postura, pero lo único que estaba sujeto a modificación era lo de las industrias".

"Pero al resto de los puntos estábamos dispuesto a acompañar, yo pensé que el bloque oficialista iba a presentar el proyecto", enfatizó.

En cuanto a la postura de su bloque como parte de la oposición en cuanto al tratamiento del gravamen impositivo, explicó que "desde nuestro bloque no hubo ningún cambio de opinión, es una cuestión de coherencia, tenemos que esperar que se resuelva a nivel nacional el tema de los beneficios impositivos a las electrónicas para ver cómo impacta en las industrias".

En cambio, la arista Verónica De María, reconoció que "evidentemente no nos pusimos de acuerdo", al explicar los motivos por los cuales no se llegó a sancionar la tarifaria.

"Los bloques políticos de la oposición tienen distintas observaciones para hacer, a veces se está muy cerca del consenso y luego parecen alejarse. La verdad no sé muy bien a qué responden las dilaciones", opinó en diálogo con FM del Sur.

Asimismo, discrepó con la postura del FPV, y lo argumentó al plantear si es cierto que ese bloque "pretende aprobar la tarifaria después de sancionada en el Senado la ley que busca el fortalecimiento de la industria en Tierra del Fuego".

"Esto por supuesto parece tener lógica, pero la agenda nacional no coincide con los tiempos de la Provincia y con la necesidad de tener una ley tarifaria, no coyuntural. Para nosotros tiene que ser una ley de fondo y que puedan contribuir en mayor medida aquellos sectores que tienen mayores posibilidades", dijo en relación a la pesca, la industria y el petróleo.

En tanto, sostuvo que "estar tan atados a las agendas de Nación la verdad que a veces desespera bastante, porque parece que nunca tenemos una discusión de fondo sobre las capacidades propias de Tierra del Fuego, más allá de los vaivenes coyunturales".

Dio cuenta asimismo de "otro argumento que había surgido" sobre la necesidad de que la tarifaria viniera acompañada de una nueva herramienta de moratoria.

"Era posible avanzar en ese sentido, uno no es un necio como traducen algunos que es ‘a todo o nada'. El ‘a todo o nada' quedó hace mucho en el tiempo, por tener que hacer muchos de nosotros un aprendizaje violento sobre las posibilidades y los mecanismos de consenso", cuestionó De María.

"Lo cierto es que la herramienta se demora y es una ley necesaria", manifestó.

Consultada acerca de si el ARI aceptaría ir a sesión especial para aprobar la tarifaria sin los impuestos a la industria, respondió que "yo no manejo esa posibilidad y me parece bastante disparatada".

En tanto, se mostró proclive a que se trate "una ley que contenga todos los sectores que dentro de la Cámara estamos de acuerdo que deben estar integrados dentro de una ley tarifaria", para que "salga completa, con las modificaciones que tenga que sufrir".

Por último, la parlamentaria oficialista consideró que "no me parece que deba quedar sancionada una tarifaria parcial. No manejo esa información y, si me hubieran planteado esa posibilidad hubiera dicho que es disparatada".

Comentá la nota