Tarde, confiesan un error de la paranoia por la gripe

A un mes de la primavera, el Comité de Emergencia Sanitaria de Neuquén salió a afirmar que se había malinterpretado la medida de "distanciamiento social" para prevenir la Gripe A, y que estuvo mal condenar a la gente a hacer colas a la intemperie con "bajas temperaturas". Como decía la abuela: chocolate por la noticia.
Después de que durante todo julio la gente se vio obligada a hacer colas a la intemperie en oficinas públicas, CALF, bancos y otras entidades que argumentaron tomar esta medida como "prevención" para la Gripe A, el Comité Operativo de Emergencia Sanitaria de Neuquén (COES) aclaró que este tipo de medidas no solo no era necesaria sino que es también inconveniente.

"No se trata de tener espacios casi vacíos mientras la gente se acumula haciendo cola en la intemperie -sobre todo en época invernal-, pues esto está lejos de ofrecer condiciones más adecuadas", expresó este viernes en un comunicado oficial el COES.

Lamentablemente, demoró un poco en darse cuenta de que la libre interpretación de la recomendación del "distanciamiento social" provocó la barbarie de condenar a la población –incluidos viejos y chicos- a estar con temperaturas bajo cero, por la mañana, haciendo cola en las veredas, mientras en las oficinas públicas los empleados disfrutaban de una temperatura tropical.

Ahora, el comité aclaró que para "las organizaciones" (se supone que para las entidades que atienden al público) el "distanciamiento social se traduce en "adecuar las condiciones de trabajo a fin de lograr y/o mantener entornos saludables para su realización, evitando el hacinamiento de trabajadores y usuarios".

"Esto significa la readecuación de los servicios prestados. A título de ejemplo se aconsejó a aquellas organizaciones como organismos públicos, entidades bancarias, empresas o comercios que atienten al público: la extensión del horario de atención, la organización previa de la demanda de usuarios por turnos, la ampliación de las salas de espera o el refuerzo de las personas que atienden en horarios pico", dice el comunicado.

Como para aclarar (tarde) definitivamente el tema, asegura el COES que "se trata de medidas destinadas a impedir las aglomeraciones y a disminuir los tiempos de espera en lugares cerrados. No se trata de tener espacios casi vacíos mientras la gente se acumula haciendo cola en la intemperie -sobre todo en época invernal-, pues esto está lejos de ofrecer condiciones más adecuadas".

En fin: el sentido común, parece corroborarse, es el menos común de los sentidos.

Comentá la nota