Tarda en llegar la recuperación en el mercado inmobiliario

En octubre las ventas de viviendas cayeron un 22% en la provincia de Buenos Aires
La recuperación en el mercado inmobiliario tarda en llegar. Si bien lo peor de la crisis ya parece haber quedado atrás, las ventas de propiedades continúan estando un 20% por debajo de los índices del mismo mes de 2008.

Ayer, el Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires informó que en octubre se firmaron 10.398 escrituras por un valor total de $ 1260,2 millones. La cifra representa una baja del 22,6% en el número de operaciones frente al mismo mes de 2008, mientras que en precios el descenso fue menos pronunciado y se ubicó en el 12,7 por ciento.

En la entidad destacaron como un hecho positivo que los datos de octubre estén claramente por encima de los del primer semestre de 2009, cuando las mediciones interanuales arrojaban caídas cercanas al 40 por ciento. "La crisis financiera internacional afectó a los profesionales y a la operatoria inmobiliaria durante el primer semestre del año en un 38 por ciento, en comparación a lo que sucedió en 2008, etapa que fue considerada como la mejor de los últimos diez años", explicó el presidente del Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires, Jorge Alberto Mateo.

"El alza que se fue dando paulatinamente en los meses de agosto, septiembre y octubre de 2009 nos deja ver que la situación ha mejorado de manera constante y creemos poder anunciar un panorama favorable para el año próximo, con perspectivas de crecimiento equilibrado", agregó el profesional.

Recuperación

El moderado optimismo es compartido por el consultor José Rozados, director de la firma Reporte Inmobiliario, que proyecta para 2010 una leve recuperación del mercado, aunque sin llegar a los niveles récord de ventas de propiedades de 2007.

"Va a pasar mucho tiempo para que el mercado inmobiliario vuelva a los niveles a los que venía creciendo en 2007 y los primeros meses de 2008. Los índices actuales son mejores que los del primer semestre, pero muestran un mercado muy selectivo. Hoy el comprador tiene más posibilidades de elegir y se toma más tiempo para tomar una decisión aprovechando la menor demanda", explicó Rozados.

El derrumbe en la actividad se inició en octubre de 2008, coincidiendo con la crisis internacional que provocó la bancarrota del banco Lehman Brothers, en Estados Unidos. Pero a diferencia de lo que ocurrió en otros países en los que el crédito hipotecario jugaba un papel clave en las ventas, en la Argentina el parate en el número de operaciones no fue acompañado por una caída en los precios de las propiedades, que prácticamente mantuvieron sus valores en dólares a pesar de la fuerte contracción que registró la demanda.

Comentá la nota