Tapada por la basura, Fontana desnuda las falencias municipales para brindar servicios

Los problemas económicos por los que atraviesa el municipio de Fontana hace muy difícil brindar servicios, más aún que los mismos tengan cierta periodicidad que permitan a la población estar contenidos, situación por la cual, a pesar de los esfuerzos que aseguran las autoridades se vienen haciendo, es creciente la queja de los vecinos por el mal estado de las calles, la falta de recolección de residuos y los pastizales que crecen en distintas zonas de la ciudad.

En medio de este panorama la localidad deberá enfrentar una jornada contra el dengue fijada para el 26 de enero, la que ya aseguran solamente se podrá concretar con la ayuda de la provincia.

En este sentido el intendente Eduardo Kunzli aseguró a NORTE que tendrán la cantidad de recurso humanos necesarios disponibles para la tarea, pero "no contamos con vehículos suficientes".

"Nos reunimos con la gente de Salud Pública de la Provincia y en las conversaciones dejamos claro que no hay problema con los recursos humanos, pero no contamos con la logística para llevarlo a cabo. Contamos con dos camiones que son los que diariamente hacen la recolección de residuos, pero si los tenemos que afectar para el descacharrado será muy dificultosa la labor, sí o sí necesitamos el acompañamiento de la provincia", explicó el funcionario. Además agregó que "nosotros hemos armado un dispositivo para ir trabajando el descacharrado por barrios y el mismo lo íbamos a poner en práctica esta semana, sin embargo las lluvias impidieron su desarrollo, a partir de que las calles de tierra se desmejoraron".

"Estas jornadas se pueden hacer si hay buen tiempo. En Fontana tenemos más de 60 barrios que tienen calles de tierra y en algunos lugares no se puede ingresar como consecuencia de las intensas precipitaciones".

Kunzli hizo saber que estuvieron trabajando arreglando las calles de los barrios y que muchos de ellos quedaron pendientes por las inclemencias climáticas. "Ahora con estas lluvias todo el trabajo quedó en la nada y hay que empezar de cero. Estamos esperando que el sol pueda secar algunas calles".

También el jefe comunal sostuvo que el 95 por ciento de la ciudad cuenta con calles de tierra, las que totalizan cerca de 800, por lo que el trabajo es muy arduo para intentar mantenerlas en buenas condiciones. "También tenemos que arreglar las calles de ripio por donde transitan los colectivos para que el servicio se pueda desarrollar. Lo que estamos haciendo en este momento es el trabajo de desmalezamiento pero tenemos cuatro motoguadañas y un tractor, pero es insuficiente", indicó.

"Todo esto refleja que si no tenemos acompañamiento hay cosas que la podemos hacer de manera parcial. Si no contamos con la ayuda del gobierno que todos los meses entrega al municipio 200.000 pesos, hoy estaríamos viviendo una situación muy difícil con el personal y un atraso de sueldos importantísimo. Estamos por recibir esos fondos para terminar de pagar los sueldos del mes de diciembre".

"Sentimos el acompañamiento de la población y eso se nota en el crecimiento de la recaudación. Hoy nos están ingresando un promedio de 9.000 pesos diarios, cuando antes la recaudación no pasaba los 3.000 pesos. Todos estamos haciendo un gran esfuerzo y entendemos que haya quejas de la gente, pero esta lluvia perjudica las tareas municipales", resaltó Kunzli.

Por último el intendente dio gracias a que el temporal no tuvo consecuencias en la comunidad. "No tuvimos evacuados ni problemas con voladuras de techo, pero si hubo muchos sectores anegados por la lluvia, los que empezaron a escurrir una vez terminada la tormenta", finalizó.

Comentá la nota