"Con tantos puentes nuevos vamos a tener que hacer otro río"

La intendenta a cargo, Lucía Aliberto, advirtió que el terreno a donde se decidió llevar a los vecinos de la villa Ranquieles "no es óptimo".
Si al­gún riocuartense se ilu­sio­na con que la fu­tu­ra re­lo­ca­li­za­ción de 51 fa­mi­lias de la Vi­lla Ran­que­les, se­rá un pro­ce­so en el que par­ti­ci­pa­rán ar­mó­ni­ca­men­te la Pro­vin­cia y la Mu­ni­ci­pa­li­dad, es ho­ra de que va­ya de­sen­ga­ñán­do­se.

Es que en el Mu­ni­ci­pio, el im­po­nen­te puen­te que se ubi­ca en­tre el Is­las Mal­vi­nas y el ca­rre­te­ro es­tá le­jos de ser una obra de su­ma ne­ce­si­dad y aseguran que trae­rá zo­zo­bras en­tre las fa­mi­lias que per­ma­ne­ce­rán en Ran­que­les, por­que se sa­be que no to­das se­rán re­lo­ca­li­za­das.

Al me­nos esa es la sen­sa­ción que tie­ne la in­ten­den­te in­te­ri­na, Lu­cía Ali­ber­to: "Es­pe­ro que con la re­lo­ca­li­za­ción que se vie­ne no pa­se lo mis­mo que con Ciu­dad Nue­va. Des­de ya le di­go que el te­rre­no don­de se de­ci­dió lle­var­los no es el óp­ti­mo por­que es un lu­gar don­de ya hay vi­llas re­lo­ca­li­za­das y no tie­nen cloa­cas, y le ade­lan­tó que va a ser un po­qui­to di­fí­cil lle­var ese ser­vi­cio por­que es­tán muy le­jos de la zo­na de bom­beo", di­jo.

-¿Pe­ro quién tu­vo la res­pon­sa­bi­li­dad de ele­gir el te­rre­no?

-Los te­rre­nos los pu­so el Mu­ni­ci­pio, lo que pa­sa es to­dos los que te­ne­mos es­tán sin cloa­cas. Más allá de que se tra­te de un ser­vi­cio mu­ni­ci­pal creo que la Pro­vin­cia de­bie­ra ga­ran­ti­zar­les las cloa­cas ya que ter­mi­nó ha­cien­do un puen­te don­de na­die lo pe­día. La gen­te de Ran­que­les es­ta­ba có­mo­da y vi­vía tran­qui­la don­de es­tán, va­mos a ge­ne­rar otro pro­ble­ma sa­cán­do­los. ¡Con tan­tos puen­tes nue­vos va­mos a te­ner que ha­cer otro río!", iro­ni­zó.

Comentá la nota