El tango ya es Patrimonio Cultural de la Humanidad

El tango ya es Patrimonio Cultural de la Humanidad
Fue el primero de 76 elementos inmateriales del mundo incluidos en una lista que reconoció el organismo de Naciones Unidas. Valora la identidad que les confiere a los habitantes rioplatenses.
El tango ya es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Ni Gardel ni Troilo lo hubieran imaginado: la declaración de la UNESCO se hizo en la tierra de los beduinos, ahora convertida en la moderna ciudad de Abu Dhabi. Allí, en la capital de los Emiratos Arabes, el género rioplatense recibió el reconocimiento unánime del Comité Intergubernamental de la UNESCO y se convirtió en el primer elemento inscripto en la lista representativa del patrimonio intangible mundial. Las otras 75 postulaciones, que ya tenían el visto bueno de un comité de expertos, fueron inscriptas en la lista a continuación, incluido el candombe uruguayo. Para celebrar, este fin de semana, habrá milongas populares en Montevideo y en Buenos Aires, donde en San Juan y Boedo actuaran Susana Rinaldi y Rubén Rada.

El anuncio de la declaración del tango fue realizado hacia las 3.30, hora argentina y desató el primer aplauso de la sesión. "Argentina y Uruguay han postulado como patrimonio cultural al tango, un género musical que incluye danza, música, poesía y canto, y que es considerado una de las principales manifestaciones de identidad para los habitantes de la región del Río de la Plata", recordaron las autoridades del comité. "No veo ninguna objeción. Queda aprobado", sentenció Awad Ali Saleh Al Musabi, el emiratí que lo preside, ante los ojos de la prensa de todo el globo, incluyendo a varias periodistas mujeres del mundo árabe, algunas vestidas de negro y con sólo los ojos al descubierto.

En las delegaciones argentina y uruguaya, que propusieron al tango hace exactamente un año, hubo lágrimas. Eduardo Duter, el director de cultura montevideano, leyó un agradecimiento conjunto: "En este momento, una paica y un milonguero se estrechan en un firulete", dijo, ocasionándole algunas dificultades a los atribulados traductores en simultáneo. El ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, que por los nervios no pudo dormir en toda la noche, recordó la Milonga de los orientales, de Borges: "Milonga para que el tiempo/ vaya borrando fronteras; /por algo tienen los mismos /colores las dos banderas", recitó.

Con ellos estaba el embajador argentino en la UNESCO, el pianista Miguel Angel Estrella, que después confeso su emoción "como argentino, como hombre que ama al Uruguay y como músico. Este es un homenaje tardío para aquella gente muy pobre de los conventillos montevideanos y porteños, que fueron los inventores del tango", afirmó.

Formar parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad significa para el tango estar reconocido como uno de los usos, representaciones, conocimientos y técnicas que se transmiten de generación en generación y que le confieren identidad a una comunidad. En términos prácticos, la declaración es una carta de presentación para solicitar fondos de ayuda internacionales. Además, compromete Buenos Aires y Montevideo a realizar con fondos propios las medidas de salvaguarda que propusieron en su presentación conjunta. Entre otras cosas, crear un centro documental del tango, la orquesta de tango binacional Río de La Plata, un programa para entrenar a jóvenes luthiers en la reparación y mantenimiento del bandoneón y un sello discográfico para promover nuevas orquestas.

"En tiempos en que las relaciones de Argentina y Uruguay atravesaron momentos no muy felices, esta presentación conjunta es todo un símbolo", comentó Lombardi. "Ha habido diferencias entre los gobiernos, pero a nivel cultural eso no fue ningún impedimento para trabajar juntos", dijo Duter.

Ambos funcionarios anticiparon que este fin de semana habrá celebraciones en Buenos Aires y en Montevideo (ver Los festejos). Ayer, el comité de la UNESCO también declaró patrimonio intangible a expresiones como el arte Ashiq de Azerbaiján o la opera tibetana de la China.

Aun en este país con una cultura tan distinta, el tango es conocido y hay dos clubes: el Tango Dubai y el Tango Abu Dhabi. Una periodista emiratí, cubierta por un pañuelo negro, confió: "Muchos toman clases de tango en Abu Dhabi. A mí me gustaría aprender, pero no puedo bailar con un hombre".

Mas tarde, en dialogo con Clarín, Awad Ali Saleh, presidente del comité intergubernamental, felicitó a la Argentina: "Esperamos que propongan mas ítems para la lista. Nos complace incluir elementos como el tango", dijo. Vestido con la túnica blanca que usan los habitantes del desierto, se entusiasmó: "Me encanta bailar y creo que podría danzar tango sin problemas". Esta universalidad del tango es la que ayer avaló la UNESCO: ahora es parte del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Comentá la nota