En Tandil fue total el acatamiento al nuevo paro de los docentes.

Los docentes de la ciudad se plegaron en su totalidad al paro convocado ayer por el Frente Gremial Docente, en tanto la disconformidad con la última oferta salarial del Gobierno Provincial se plasmó en aulas absolutamente vacías, incluso con mayor porcentaje de acatamiento que la reciente huelga convocada por los sindicatos del sector. Diana Rave, titular de la Federación de Educadores Bonaerenses de Tandil, cuantificó en “un 100 por ciento” la respuesta de los maestros, al tiempo que advirtió que las cifras “en negro” que esgrimió como convite la administración bonaerense no hacen más que “encender más la llama” en los trabajadores. “Pareciera que el Gobierno en vez de apagar la llama la enciende cada vez más”, puntualizó en contacto con LA VOZ. Agregó que el dinero ofertado por afuera del básico deja afuera a los jubilados y “perju...
Los docentes de la ciudad se plegaron en su totalidad al paro convocado ayer por el Frente Gremial Docente, en tanto la disconformidad con la última oferta salarial del Gobierno Provincial se plasmó en aulas absolutamente vacías, incluso con mayor porcentaje de acatamiento que la reciente huelga convocada por los sindicatos del sector.

Diana Rave, titular de la Federación de Educadores Bonaerenses de Tandil, cuantificó en “un 100 por ciento” la respuesta de los maestros, al tiempo que advirtió que las cifras “en negro” que esgrimió como convite la administración bonaerense no hacen más que “encender más la llama” en los trabajadores.

“Pareciera que el Gobierno en vez de apagar la llama la enciende cada vez más”, puntualizó en contacto con LA VOZ.

Agregó que el dinero ofertado por afuera del básico deja afuera a los jubilados y “perjudica notablemente el escalafón docente”.

Cabe recordar que la última medida de fuerza de los gremios había recolectado entre un 80 y un 90 por ciento de adhesión, índice que ayer se plasmó en un “100 por ciento”.

“Los trabajadores de la educación están sumamente enojados. Teníamos esperanza para esta semana en las comisiones técnicas, pero la oferta del Ejecutivo provincial sigue dilatando la solución”, criticó Rave.

Luego la gremialista de FEB cargó contra las deficiencias integrales, más allá del salario docente, que afectan a la educación en Tandil, por caso, que 400 alumnos secundarios de escuelas rurales no hayan podido iniciar las clases por la caída de un convenio por el transporte rural.

“Recordemos que el director de Logística de la Provincia rompió el convenio con la Municipalidad y no se está cumpliendo con el transporte rural”, agregó Rave.

Esta vez –añadió- “era previsible el acatamiento total”, dijo la entrevistada para luego adelantar que el congreso de FEB pasó a cuerto intermedio y sesionará el próximo miércoles, cuando los congresales (Tandil tiene dos) decidirán el plan de lucha a seguir, de acuerdo al mandato de los afiliados (en la ciudad son 800).

“PARCHE”

La patronal estatal –añadió Rave- “nos está llevando a un callejón sin salida, tenemos toda la voluntad de diálogo. No vamos a aceptar cifras en negro, nos parece tremendo esos 160 pesos de parche que no solucionan para nada” el diferendo, opinó Rave.

Además, el sindicato resaltó el “acompañamiento de las familias que hoy (por ayer) no mandaron sus hijos a la escuela ya que comprenden nuestro reclamo”.

Los docentes de la provincia de Buenos Aires cumplieron con una jornada de paro de 24 horas luego de que en la antevíspera fracasaron las negociaciones salariales con el gobierno bonaerense. Los maestros consideraron insuficiente la oferta que les acercaron las autoridades provinciales.

Suteba pidió que la Provincia presente una “oferta seria” para levantar la medida de fuerza y así poner fin al conflicto. Por su parte, el ministro de Educación bonaerense, Mario Oporto, indicó que no existe un “enfrentamiento” con los maestros, sino que hay un “problema” que tienen que resolver.

En la Provincia, el Frente Gremial –compuesto por FEB, Suteba, los privados de Sadop, UDA y los técnicos de AMET– rechazó la suma fija sin aportes de 160 pesos, repartida en 120 pesos retroactivos a este mes para todos los escalafones y otros 40 pesos a partir de julio.

Aunque la suba iría directamente al bolsillo, no significaría una mejora para los jubilados porque no se incorporan al básico. Así, el sueldo mínimo del que recién empieza sería de 1.665 pesos a partir del segundo semestre del año (al incremento provincial se le suman un refuerzo de 55 pesos del incentivo acordado con la Nación.

Hoy, el mínimo es de 1.450 pesos para el docente sin antigüedad, 40 pesos menos de lo estipulado a nivel nacional.

Comentá la nota