En Tandil piden dólar a 4,20 y se quejan por los "manotazos desde Arba y la Afip"

Lo aseguró el industrial Omar Farah. Piden una política de dólar alto para beneficiar ingresos por exportación y harán presentaciones formales por la intervención de los organismos de recaudación en cuentas bancarias.
El industrial tandilense Omar Farah ayer se mostró de acuerdo con elevar el precio del dólar a una flotación que esté entre 4 y 4,20 pesos, al tiempo que se quejó por la intervención de los organismos de recaudación como Arba y Afip en las cuentas bancarias de las empresas, como medidas que podrían favorecer a los empresarios a afrontar la caída de la demanda productiva y comercial.

"Un dólar que esté entre los 4 y 4,20 pesos favorecería a quienes exportan y dependen en gran medida de la demanda del comercio exterior. Y no provocaría una inflación descontrolada" le aseguró ayer Farah a Multimedios El Eco, sumándose así a las voces de los industriales y cámaras que coinciden con el goteo hacia arriba en la que se sostiene la moneda norteamericana en nuestro país.

En Tandil, sobre todo en el rubro metalmecánica, son varios los que producen productos con demanda internacional que cotizan en moneda norteamericana y serían beneficiados en sus divisas.

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Juan Carlos Lascurain, es uno de los principales voceros de los planteos.

Disertó en Buenos Aires ante los embajadores argentinos de todo el mundo que están reunidos en la sede de la Cancillería. Allí, planteó la necesidad de un dólar más competitivo.

Especificó en tal sentido que "estamos perdiendo competitividad por la devaluación de los países a los que llegan nuestras exportaciones. Considero que hemos perdido competitividad de precios para las exportaciones y para las importaciones, sobre todo porque países como Chile y Brasil tuvieron devaluaciones; lo mismo el euro en relación al dólar. Creo que necesitamos un tipo de cambio real competitivo mayor que el actual. Eso es lo que puedo decir, pero no podría dar ningún valor al respecto".

Lo cierto es que en Tandil las demandas además pasan por las intervenciones de organismos de recaudación, como Arba y Afip, en las cuentas bancarias de los empresarios en un contexto que entienden cada vez más críticos.

La semana pasada fue el presidente de la Cámara Empresaria, Gabriel Fuente, el que se quejó por la aplicación de "embargos" a través del sistema Arbanet. Ayer, Farah se sumó a las quejas.

"Lo dijimos en su momento y lo reiteramos: son un desastre los manotazos de Arba o la Afip. No estamos de ninguna manera encabezando una apología a la evasión pero, en un contexto de crisis, donde debemos privilegiar las fuentes de trabajo y asumir el pago de salarios como prioritario, queremos que nos den margen para pagar las deudas impositivas" le dijo a este medio Farah, al explicar porque tienen una estrategia conjunta la CET y la Apymet que integra.

El sábado se reunieron en Tres Arroyos treinta cámaras económicas regionales asociadas a FEBA y CAME, en busca de acordar acciones frente a los impuestos inherentes al plan Arbanet y a los aumentos tarifarios en el servicio eléctrico.

Los argumentos

contra Arbanet

Los tandilenses se vienen quejando porque "la aplicación de tal sistema, genera una serie de dificultades a los contribuyentes alcanzados, que en muchos casos se convierte en manifiesto perjuicio a raíz de determinaciones que exceden su realidad comercial y económica, quedando indefenso ante el poder del Fisco, con las graves consecuencias de índole económico-financiera que impactan en forma determinante".

Piden entonces que "no sea necesario esperar la Declaración Anual del Impuesto a los Ingresos Brutos, para presentarse el contribuyente a manifestar su realidad comercial-económica respecto al anticipo que le predeterminara ese organismo, estableciéndose un sistema mucho más ágil y automático que permita al contribuyente demostrar su realidad, inmediatamente de producida la determinación de oficio de la Agencia".

También solicitan que "se dé un plazo de 30 días al contribuyente para reclamar lo predeterminado, informando el monto del anticipo según sus registros a verificación por parte de la Agencia en el plazo de otros 30 días, a partir de lo cual abonará los siguientes anticipos con la nueva determinación, de acuerdo a sus registros".

Y por último que "el excedente abonado por el anticipo predeterminado y demostrado el error del mismo, pueda ser aplicado a partir de un plazo de 30 días libremente al mismo Impuesto a los Ingresos Brutos en los siguientes anticipos o a cualquier otro impuesto provincial que el contribuyente tuviera que abonar".

Comentá la nota