Con Tandil, son 53 los Municipios donde ya se fracturó el kirchnerismo

Con Tandil, son 53 los Municipios donde ya se fracturó el kirchnerismo
En nuestra ciudad, impulsado por el ex ministro de trabajo bonaerense, Roberto Mouillerón, el presidente del bloque de concejales del Frente para la Victoria, Carlos Mansilla, daría el salto para encabezar la lista de candidatos a concejales del Pro Peronismo, la alianza entre Macri, De Narváez y Solá.
Los concejos deliberantes de la provincia de Buenos Aires son la caja de resonancia de la fractura que se inició hace casi un año, durante el conflicto por la Resolución 125, y que se profundizó hace tan sólo un mes, cuando se presentó en sociedad el peronismo disidente que encabezan Mauricio Macri, Felipe Solá y Francisco de Narváez.

La huida se da tanto en comunas comandadas por peronistas como por radicales o vecinales. De cara a las elecciones de octubre, el panorama territorial se agrava y va en aumento. Los intendentes ponen las fichas en ambas canastas

Por Rosario Ayerdi – Perfil

El extenso territorio bonaerense comienza a minarse de inconvenientes para el matrimonio presidencial. Los movimientos a nivel nacional no tardaron en retumbar en el terreno donde el kirchnerismo se jugará la elección de octubre.

Así, la alianza del PJ disidente llamada Unión Peronista y encabezada por Felipe Solá, Mauricio Macri y Francisco de Narváez acentuó los temblores que comenzaron a salir a la superficie desde el conflicto con el sector agropecuario en los distritos de la provincia de Buenos Aires.

En los concejos deliberantes, muchos no esperaron las negociaciones para posicionarse de cara a los próximos comicios y decidieron abandonar las filas kirchneristas antes de ser tentados por el oficialismo.

Aunque algunos todavía no se animan a pegar el salto, están a la espera de que se clarifique un poco más el panorama electoral; otros, en cambio, ya no niegan que miran al PJ disidente y comenzaron a mantener charlas con referentes seccionales de Unión Peronista.

Con la foto que el 11 de febrero protagonizaron Solá, Macri y De Narváez se apostó a que el alcance de este acuerdo pueda servir para que los arquitectos del armado en los distritos bonaerense ganen dirigentes de base.

“A nosotros nos es mucho más fácil llegar al municipio y mostrarle a los militantes algo concreto en qué apoyarse y que sientan que tiene respaldo”, festejó al ver a los tres juntos un armador felipista.

A ocho meses de las elecciones, la pelea por los concejos deliberantes es inocultable y desnuda un verdadero problema para el kirchnerismo.

Ya en 53 distritos bonaerenses se expresan al máximo las diferencias que hay en el peronismo.

La salida del Frente para la Victoria, la conformación de nuevos bloques aliándose al PRO, Recrear y partidos vecinalistas y las conversaciones con referentes provinciales y nacionales del PJ disidente es el escenario que hoy se vive en el bastión de los K y que promete extenderse luego de que los cuerpos legislativos locales inauguren las asambleas.

Comenzó la fuga.

El mapa bonaerense presenta hoy 26 distritos en los que el Frente para la Victoria se quebró y 27 municipios en los que hay avanzadas conversaciones que finalizarían con el alejamiento de los ediles del oficialismo.

“Los peronistas sentimos el olor a muerto antes de que esté muerto”, dice un dirigente que hace meses abandonó el kirchnerismo y se alineó con Solá, y asegura que “el éxodo será mayor cuando se acerquen las elecciones”.

Los movimientos en los distritos del interior comenzaron luego de que se desencadenó el conflicto con el campo.

Muchos de los concejales que dejaron el Frente para la Victoria aseguran que lo hicieron por estar en desacuerdo con la Resolución 125.

“Solá y De Narváez supieron capitalizar el descontento, tienen buena imagen en el interior y muchos de los que nos queremos ir seguramente terminaremos apoyando a este nuevo sector”, explica un concejal que después de la asamblea oficializará su pase.

Pero el ruido también se hace sentir en el Conurbano. Municipios como Berazategui, Lanús, La Matanza, Lomas de Zamora e Ituzaingó, entre otros, ya exhiben rupturas en sus concejos.

Los ultra K prefieren no dar señales de alarma; un jefe comunal del Conurbano explica: “El peronista, aunque sea disidente, no te vota en contra en el Concejo. La división o el ingreso en las elecciones de disidentes no nos molesta como sí lo hace Coalición Cívica que, sea lo que sea, nos votan en contra”.

Mientras el ex presidente Néstor Kirchner visita los distritos del Conurbano y pide a los dirigentes que no se abandonen los barrios, desde la alianza Unión Peronista la idea es no comprometer a ningún jefe comunal.

“Sabemos cómo funciona un distrito, no podemos exigir que pierdan la gobernabilidad en su municipio por sumarse a nosotros cuando falta tanto tiempo para una elección”, explica uno de los máximos operadores bonaerenses de Francisco de Narváez.

“Nosotros no llamamos a ningún intendente”, cuenta otro armador, y agrega: “pero muchos se acercan a las oficinas de Felipe, en el barrio de Belgrano, y otros mandan a un par de concejales para comenzar a hablar”.

Del otro lado, responden: “Se necesita un 12 % para que pueda ingresar un concejal; con suerte, podrán meter dos. Eso no afecta en absoluto nuestra gobernabilidad”, analiza un alcalde.

El oficialismo aún no definió cómo resolver las disputas en los distritos.

El vicegobernador bonaerense, Alberto Balestrini habló de internas, pero aunque esta vez no quiere colectoras, el Gobierno ve que esta modalidad se deberá repetir para contener a la tropa.

Comentá la nota