Tandil hace punta con las medidas anti crisis: más Municipios otorgan beneficios impositivos al campo.

Luego de que la Provincia decretara la emergencia agropecuaria para todos los distritos rurales de la provincia buscando paliar los efectos de la histórica sequía, algunos intendentes bonaerenses "adhirieron" a la medida con prórrogas en los impuestos municipales que paga el campo, redireccionando esos ingresos hacia el sector o congelando aumentos previstos para esos tributos.
En Tandil, el municipio anunció que diferirá el pago de los tributos locales, entre ellos la tasa vial destinada al mantenimiento de los caminos rurales del distrito, para aquellos productores que queden encuadrados en la emergencia o desastre agropecuario provincial. "Es un paliativo adicional para los productores más afectados. Se diferirá el pago de la tasa vial hasta que termine la emergencia y luego se cobrará sin cargos extra ni intereses" dijo a DIB el Jefe de Gabinete de Tandil, Carlos Fernández.

Para aplicar la medida, la comuna esperará a que la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario provincial (Cedaba), determine qué productores ingresarán en alguna de esas declaraciones. Es que la emergencia decretada por la Provincia para todos los distritos rurales no es un beneficio automático sino que, ahora, los productores deberán declarar el grado de afectación de sus parcelas que será sometido al análisis de las comisiones de emergencia locales y en última instancia a la evaluación de la Cedaba.

Por su parte, y ante el reclamo de productores que pidieron ser eximidos del pago de la tasa, la municipalidad de Olavarría propuso una contraoferta: destinar el 25 por ciento de los 5,2 millones que recauda anualmente por ese concepto a necesidades puntuales del sector agropecuario. "Acordamos que la sociedad rural local y los productores autoconvocados definan a qué áreas debemos destinar esos recursos. La ayuda podría llegar en forma de subsidios a los productores más chicos, sobre todo los ganaderos que son los más perjudicados" indicó el jefe de Gabinete del municipio, Héctor Vitale. El funcionario sostuvo que este año, pese a que la comuna realizó ajustes en otros impuestos, "la tasa vial no se tocó" debido al crítico panorama del agro.

Lo mismo ocurrió en Arrecifes, donde, según señaló el intendente Daniel Bolinaga, se frenó un aumento previsto desde el año pasado en la tasa vial. "Lo tuvimos que suspender ante la nueva realidad del sector" dijo y agregó que "todavía no está en análisis condonar" el tributo pero no descartó hacerlo si la situación se agrava más.

Para los intendentes, la decisión no es menor: en un contexto de incertidumbre -alimentado también por los efectos de la crisis internacional- prorrogar o condonar la tasa vial implica resignar recursos que pueden impactar fuerte en el presupuesto de los municipios, sobre todo los más chicos.

En la práctica, este impuesto tiene una implicancia menor para los chacareros si se compara con el impuesto Inmobiliario Rural que cobra la provincia o con otras variables como la suba de los insumos. En promedio, los municipios cobran una tasa vial de entre 9 y 10 pesos por hectárea por año.

Así lo explica el intendente de Tres Arroyos, Carlos Sánchez: "en 2008 recaudamos por tasa vial unos 3 millones de pesos sobre un presupuesto de 50 millones. Además, el impuesto es un beneficio directo para el productor ya que se destina al mantenimiento de los caminos por donde sale la producción rural", dijo Sánchez, quien no está analizando beneficios impositivos pero tampoco descarta la posibilidad.

Presión silenciosa

Por su parte, el vicepresidente de Carbap, Jorge Srodek, indicó a esta agencia que, si bien no están obligados legalmente, "cuando se declara una emergencia provincial los intendentes están moralmente en situación de adherir con los impuestos municipales". En esa línea, sostuvo que aunque no se alcance una eximición total de la tasa vial o las guías para traslado de ganado ?el otro impuesto clásico que paga el campo a nivel local- "habría que plantear una reducción de las tasas".

No obstante, aclaró que Carbap no presionará orgánicamente en ese sentido sino que cada sociedad rural local "dialogará sobre esta necesidad" con sus intendentes.

Comentá la nota