También hay sequía en la economía: cada vez circulan menos pesos

También hay sequía en la economía: cada vez circulan menos pesos
Este año el crédito al sector privado dejaría de dinamizar la economía, una tendencia que viene observándose en los últimos meses. Se prevé también un menor aumento de los depósitos. Así, no habría cómo cebar a la economía en un escenario de incertidumbre con el año electoral. Y la política del Central ya no puede ser tan expansiva como antes
Eran otros tiempos cuando la economía estaba inundada de pesos, un proceso que supo ser efectivo para dinamizar el nivel de actividad (aunque no tan positivo para mantener estable la tasa de inflación). Pero el escenario estuvo deteriorándose y –según los economistas– las restricciones actuales marcarán un 2009 con menor liquidez que podría acentuar la desaceleración de la economía. “Este año va a haber mucha menos liquidez. El proceso empezó por la pérdida de confianza tras la estatización de las AFJP. Si bien la participación del Estado en ciertos depósitos se agranda, se achica la de la gente. Hoy por hoy, cada vez son menos los que hacen un depósito. Y los bancos tienen un colchón de liquidez muy grande porque no prestan”, explica Rodrigo Álvarez, gerente de Economía & Finanzas de Ecolatina. La película, más allá del “veranito” que se vio en enero (algo estacional), sería así: el Central, a diferencia de otros años, no podrá inyectar liquidez vía la compra de dólares en el mercado. Más bien, restará pesos a la economía porque tendría que “sacrificar” reservas. Con un saldo comercial bastante inferior este año, los dólares comerciales ya no serán suficientes para dar el salto de liquidez a la economía. En el mercado dicen que aunque el Central quiera mostrar un política monetaria expansiva, este año claramente no lo será.

Un informe de M&S dice que los depósitos están creciendo muy poco (apenas 10% anual), “claramente por debajo de la tasa anual de inflación (21%)”, mientras que el crédito pasó a crecer solamente a la par de la suba de los precios. “O sea, hay desmonetización real de la economía. La plata en el bolsillo de la gente subiendo 6% y los precios 21% en los últimos doce meses conforman un escenario claramente recesivo. Fue disparado por la fenomenal fuga de capitales de 2008 a lo que ahora se le suma el derrumbe exportador. En este contexto macro de menor cantidad de divisas y menor liquidez, no hay plan de consumo que pueda resultar exitoso”, alertan. Según los cálculos de la consultora, los préstamos en pesos al sector privado están creciendo a menos del 20% interanual contra más de 40% en abril del 2008. Asimismo, el circulante (la plata en el bolsillo de la gente) crece al 6% en enero pasado (estimado por M&S) mientras que lo hacía al 24% en el mismo mes del 2008. También el M2 privado (el circulante en poder del público más las cuentas corrientes en pesos y las cajas de ahorro en pesos) pasó de incrementarse del 28% interanual a inicios del año pasado a 7%.

Según David Mermelstein, de Econviews, la dinámica de este año podría ser así pero el Central tiene una herramienta a disposición: recomprar sus propias letras para inyectar pesos al mercado.

“La clave será en qué medida la desaceleración de la expansión monetaria (que es del 10% ahora contra el pico de 40% en 2007) que ya se verifica afectará el ritmo de inflación y el de actividad”, señala el equipo de economistas del Banco Ciudad. Es más, dicen que para que el crédito crezca este año al 30% (como estimó el Central en el programa monetario 2009), los depósitos tendrían que que crecer a más del 15% y los bancos reducir sus posiciones en activos líquidos en al menos $ 6.000 millones.

Comentá la nota