También Pampuro en la Rural: otra sorpresa política en la visita de Scioli

También Pampuro en la Rural: otra sorpresa política en la visita de Scioli
El senador entiende que hay que apoyar a Cristina y ayudar al gobernador a definir su perfil propio.
José Pampuro estaba incómodo y sin juego político en el escenario abierto tras la derrota electoral del 28 de junio: pero llegó el llamado telefónico del gobernador Daniel Scioli y el presidente provisional del Senado tendrá ahora la oportunidad de poner a prueba su habilidad para componer entuertos.

En declaraciones a la prensa el propio Pampuro explicó que acompañó ayer a Scioli a la Sociedad Rural en "mi carácter de senador por Buenos Aires. Me debo a mi gobierno".

De todos modos, su presencia en la Rural flanqueando a Scioli despertó suspicacias ya que Pampuro ocupa el segundo lugar en la línea de sucesión presidencial, detrás del vicepresidente Julio Cobos. Para algunos estuvo ayer en el predio rural para que oficiara como una suerte de bisagra entre el Gobierno nacional, el campo y el propio Scioli. Para otros, Pampuro, junto a Scioli, empezaron a desmarcarse del kirchnerismo.

Pampuro, viejo zorro del peronismo bonaerense en su breve charla con la prensa consideró además "altamente positivo" que se retome el diálogo con la dirigencia agropecuaria. Y enseguida remarcó que el mismo debe hacerse "en el ámbito de las dos Cámaras legislativas".

De sus dichos no surge entonces que haya estado junto a Scioli ejerciendo una suerte de representación del matrimonio Kirchner. Pampuro confesó que no habla con Néstor Kirchner desde antes de las elecciones. Y tampoco había participado de la cocina previa a los cambios que comenzó a realizar en su administración el gobernador bonaerense. La invitación de Scioli para que lo acompañe a la Rural lo puso otra vez en el primer plano.

Sin embargo, Pampuro no va a sacar los pies del plato. Por el contrario, entiende que lo más correcto en la actual coyuntura es respaldar al gobierno de Cristina y ayudar a que Scioli construya un perfil propio. Es lo mismo que están dispuestos a hacer los caciques del conurbano y la conducción del peronismo bonaerense.

Veteranos dirigentes del PJ recordaron que fue Pampuro el primero en pensar en Kirchner, cuando Eduardo Duhalde se había quedado sin candidato a presidente en 2002, debido a la deserción de Carlos Reutemann y el ensayo inconcluso de José de la Sota, para darle pelea a Carlos Menem y a Adolfo Rodríguez Saá.

Desde entonces Pampuro soldó una fuerte relación con Kirchner, que lo designó ministro de Defensa primero y luego vicepresidente del Senado. Pero ahora, Pampuro, en sintonía con Scioli y el PJ bonaerense, cree que llegó el momento de conversar con el campo para terminar con ese conflicto. Saben que el futuro político de ambos dependerá mucho del acierto de Cristina para enderezar la marcha de su administración.

El peronismo bonaerense, luego de la derrota ante Unión-PRO, busca cerrar filas en un acuerdo entre Scioli y los intendentes, para fortalecer la gestión, afrontar mejor las dificultades económicas y presentar un frente consolidado para cuando se discutan las candidaturas de 2011.

Comentá la nota