También fue motivo de debate la visita de Alfonsín a la provincia.

A finales de la década del 80 y a comienzos de la década del 90, la presencia de Raúl Alfonsín en Tucumán no era bien vista ni por los propios radicales, especialmente después de que dejó la presidencia de la Nación, antes que venciera su mandato, en manos del riojano Carlos Menem.
Cuando se celebraron los comicios de renovación de autoridades provinciales, en el seno de la UCR hubo un debate sobre la conveniencia política de la presencia del ex presidente en los actos de campaña del radicalismo, ya que se consideraba que la forma en que concluyó sus días al frente de la Nación no era la mejor carta de presentación para defender los candidatos del centenario partido en la provincia. La historia parece querer repetirse con Néstor Kirchner en el Partido Justicialista.

Comentá la nota