El sur también existe

Si bien la tendencia de la Capital es desarrollarse hacia el noroeste, los barrios del sur también crecieron y sus necesidades no están del todo atendidas.
Que la ciudad de Córdoba crece hacia el noroeste no es ninguna novedad. Pero en ese crecimiento desordenado muchas veces se pasa por alto que el sur de la Capital también incrementó su número de habitantes, y con ellos, la cantidad de problemas derivados en la falta de planificación urbana.

La zona sur carece en gran parte de red cloacal y en los lugares donde existe, hay desbordes de aguas servidas. Sólo basta recordar las protestas de los vecinos de barrio Comercial cuando las napas afloraron en la superficie, que quedó simbolizado con el famoso inodoro gigante.

O los frecuentes reclamos de barrio Inaudi, donde se instaló una planta de tratamiento cloacal que periódicamente tiene problemas en su funcionamiento y termina provocando que los fluidos contaminados corran por las calles de la zona.

Se trata de un sector de la ciudad que también tuvo un importante crecimiento demográfico, con la radicación de barrios ciudades, planes de vivienda y de barrios privados. Todo eso repercutió en el volumen de tránsito, que diariamente provoca un caos vehicular.

Sólo basta recorrer las principales vías de comunicación del sector en horas pico, como son las avenidas Vélez Sársfield, Armada Argentina, Riccheri, Celso Barros, O´Higgins y Valparaíso. Allí se forman embotellamientos similares a los que sufren los vecinos que transitan la avenida Ricardo Rojas, Bodereau, la Recta Martinoli y Rafael Núñez, en el noroeste de la Capital.

A ese inconveniente hay que sumar que la dispersión de los barrios y las nuevas urbanizaciones, repercutieron de manera negativa en el transporte urbano de pasajeros. Los ómnibus se llenan rápidamente en los horarios pico, dejando a pie a los usuarios que pretenden viajar en los sectores más cercanos al Centro.

O en varios lugares directamente dejan de prestar servicio a la noche, provocando graves problemas a los vecinos, que deben viajar a esa hora por trabajo o ante una emergencia médica. En este último sentido también hay problemas: la salud sólo se atiende en dispensarios, que trabajan en horarios determinados.

La falta de desagües también es un inconveniente común en varios sectores del sur. Cuando llueve, el agua desborda las calles y en las zonas que no tienen pavimento, las torna directamente intransitables.

Pero la mayor coincidencia entre los vecinos consultados por este diario, se dio en el tema inseguridad. Como solución se reclama mayor presencia policial y programas sociales que contengan a los jóvenes.

"Padecemos lo mismo que padecen los demás vecinos de la ciudad: la falta de planificación de la ciudad", sentencia Guillermo Molas y Molas, del centro vecinal de Inaudi.

Pese a los problemas, algunos vecinalistas destacan que en los últimos meses creció la capacidad de respuesta de la Municipalidad de Córdoba ante los reclamos. Y se quejan de la falta de compromiso de muchos habitantes a la hora de proponer soluciones o evitar conductas que agraven los inconvenientes.

Comentá la nota