También espiaban al director de La Nación y a otras 400 personas

"Hay una verdadera Gestapo", afirmó el juez Norberto Oyarbide al calificar las acciones que cometieron el ex espía de la Policía Federal y del Gobierno porteño Ciro James y el echado comisario Osvaldo Chamorro".
Si bien por la mañana, el juez Oyarbide dijo que pidió a la SIDE que confirmara si también "había datos, muy específicos y personalísimos, de nuestra señora presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) y su esposo (Néstor Kirchner)", por la tarde la información fue desmentida por fuentes judiciales. En cambio, las fuentes confirmaron que la averiguación de antecedentes de Chamorro incluyó al director del diario La Nación, Bartolomé Mitre, entre unas 400 personas.

Recordó "hace un tiempo se dispusieron una serie de allanamientos", uno de los cuales "resultó ser muy revelador, por las informaciones obtenidas, cumplido en la calle Maipú al 200, séptimo piso, donde funciona una agencia de seguridad perteneciente a Jorge "Fino" Palacios (Strategic de Security Consultancy)". Esa empresa fue allanada por Oyarbide.

Esta no es la primera causa por espionaje político. En octubre del 2007, el fiscal provincial Claudio Scapolán encontró un equipo de intervención de teléfonos que habría sido de la SIDE en la central de Telecom en Garin. El equipo podía pinchar 100 teléfonos a la vez y se presume que se usó contra el ex titular de ARBA Santiago Montoya y el diputado del PRO Federico Pinedo, entre otros.

Dos años antes, fueron interceptados los correos electrónicos del juez federal Daniel Rafecas, del ministro de la Corte Eugenio Zaffaroni y del senador José Pampuro, entre otros.

Luego se conocieron otras intercepciones ilegales realizadas por dos ex espías de la SIDE. Más tarde le pasó lo mismo al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.

Los casos quedaron concentrados, luego de una denuncia de la propia SIDE, en la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado -esposa del fiscal Alberto Nisman y adversario de Palacios en la causa de la AMIA- y hasta ahora no tuvieron avances importantes.

Además, Palacios fue el oficial de la Federal que rescató a Macri de su secuestro en los noventa y luego el jefe de la seguridad de Boca cuando el jefe de Gobierno porteño era presidente del club.

Comentá la nota