También Albardón quiere regular dónde construir

La Municipalidad de Albardón está trabajando en un plan de ordenamiento territorial para determinar, entre otras cosas, hacia dónde debe crecer la zona urbana y cómo se pueden ampliar las áreas cultivables.
Ya elaboraron un diagnóstico de cómo está ahora el departamento y determinaron qué zonas serán más adecuadas para seguir construyendo y cuáles se dejarán para las actividades productivas como cultivos, minería y desarrollo industrial. Se trata del segundo departamento en la provincia que encara la regulación del uso de las tierras, después de Pocito (ver aparte).

Los lineamientos los quieren dejar establecidos a través de una ordenanza municipal y con una resolución de la Dirección de Planeamiento y Desarrollo Urbano de la provincia, con la que ya vienen trabajando, para que el crecimiento de las zonas urbanas y rurales no sea caótico sino que se haga de una forma ordenada. La norma establecerá en qué zonas se podrá construir, hasta qué altura y qué materiales se deberán utilizar. También fijará cuáles serán las áreas rurales, qué dimensiones deberán tener los lotes y se delimitará un sector industrial y otro para el desarrollo minero, según explicó el concejal Jorge Palmero, uno de los autores del trabajo.

"Queremos dejar las bases para el crecimiento del departamento, pero con desarrollo. Estamos pensando en Albardón más allá de nuestra gestión", dijo la intendenta Cristina López.

Zona por zona

Las áreas donde se apunta al crecimiento poblacional son en los márgenes de la Ruta 40 y en el distrito Campo Afuera. Allí se quiere hacer una zona residencial media alta a la que se le quiere llamar Alto Albardón.

Para la zona agroindustrial se apunta al sector de los faldeos de Loma de Las Tapias y lindante con el Canal General de Albardón y Ruta 40. Allí quieren promocionar cultivos frutihortícolas de primicias bajo invernadero y con destino a la exportación.

El sector industrial estará ubicado al noreste de la Ruta 40 y la línea del ferrocarril Belgrano, comprendiendo una superficie de reserva de 900 hectáreas. Allí ya está en construcción la primera etapa con 140 hectáreas del Parque Industrial Albardón, orientado a localizar industrias de tecnología metalmecánica, electromecánicas, electrónica y de servicios técnicos a la producción minera.

Para el desarrollo turístico apuntan a la Reserva Natural Loma de Las Tapias, localizada en el límite con Ullum.

El sector minero-industrial se extenderá de sur a norte a lo largo de la Sierra de Villicum y en su pedemonte, reservado para las actividades extractivas de cales dolomíticas y mármoles travertinos, con sus instalaciones de procesamiento y trasformativas industriales.

Comentá la nota