Tamberos de Tandil quieren darle valor agregado a la producción lechera local

Se produce leche por 400 millones de pesos al año. Pretenden industrializar dicha producción y generar un excedente en valor agregado de 220 millones de pesos. De concretarse la industrialización se generarían entre 700 y 800 nuevos puestos de trabajo.

Representantes del sector lechero nucleados en la Cuenca Mar y Sierras brindaron un pormenorizado informe en el Concejo Deliberante sobre las divisas que genera la actividad y al mismo tiempo plantearon la necesidad de darle valor agregado a la producción para aumentar los ingresos en 220 millones de pesos.

Atilia Magnasco, uno de los participantes del encuentro informativo con los ediles indicó que la producción primaria genera unos 400 millones de pesos al año y si esa cantidad de leche producida se industrializara la economía crecería unos 220 millones de pesos.

Actualmente el sector lechero tiene 1.000 trabajos directos, cifra que podría incrementarse entre 700 y 800 nuevos puestos, si se industrializara la producción.

El ingeniero Santiago Peyré mediante un power point informó a unos diez concejales sobre la actividad económica del sector lácteo en la región.

Magnasco aseguró a Multimedios LA VOZ que “Tandil es exportador de leche hacia otros centros de la Provincia de Buenos Aires. Se industrializa una parte muy chica de esa producción. Luego exportamos la materia prima y volvemos a reimportar lo elaborado, con lo cual estamos dejando de generar un valor agregado para el partido de Tandil del orden de 220 millones de pesos por año, adicionales a los 400 millones que se generan por la producción de leche”.

“Por otro lado esto generaría entre 700 y 800 nuevos puestos de trabajo adicionales. Obviamente que esto no es fácil, es una expectativa, una aspiración que nosotros estamos planteando. Tenemos la suerte de tener la producción primaria, que la materia prima está y además tenemos el consumo. Dentro de lo que es la zona mar y sierras, hay un millón de consumidores, de manera que hay un consumo importante que tendríamos que ver como lo podemos abastecer”, aseguró Magnasco.

Sin embargo advirtió que “no es fácil, tenemos que ponernos a trabajar, pero es importante que la comunidad conozca esto, que conozca la importancia del sector para valorarlo”.

Dijo que “se necesitan capitales y ese es el punto central, el punto más difícil, pero primero necesitamos un marco de previsibilidad a largo plazo que deberá estar de la mano de políticas nacionales adecuadas. El productor lechero, como en general el productor agropecuario argentino cuando se dan las condiciones de previsibilidad, de estabilidad reinvierte en el sector”.

“El productor lechero es demandante de tecnología, alto demandante de mano de obra. De manera que inmediatamente tendría un impacto. Cualquier actitud positiva que se tome en este sentido tiene un alto impacto tanto en inversión como en la demanda de mano de obra. Pero necesitamos un marco general más previsible que el que hemos tenido hasta ahora y eso obviamente depende de las decisiones que tome el gobierno nacional”, advirtió el empresario del sector lácteo.

Al mismo tiempo indicó que la inversión para transformar la materia prima depende de la industrialización “es muy distinto poner una planta para elaborar quesos, que una para elaborar leche en polvo o leche fluída. Eso va a requerir un estudio más profundo, consensuado para definir cual es la potencialidad real y a que productos nos tenemos que orientar”.

Comentá la nota