Tamberos dicen que trabajan a pérdida y retomarían la protesta.

El precio que se paga por la leche en nuestra región es de 73 centavos, el valor no alcanza para los insumos. Los productores aún no determinaron medidas de fuerza aunque se perciben para el mes de marzo. Manuel Pedro Cereigido habló de la problemática del sector.
“Antes el precio del litro de leche, lo cobraba muy cerca del peso. Me pagaban 96 centavos y con los subsidios se llegaba a ese valor”, expresó Manuel Pedro Cereigido, desde el tambo ubicado en el cuartel 10 de Trenque Lauquen.

A partir del anuncio de la presidenta el valor del litro debía ser de un peso, sin embargo “empecé a cobrar 73 centavos, con un atraso en el pago de un mes. En el tambo se trabaja a pérdida, los precios de los insumos suben todos los días, entre ellos, el girasol, la soja, el trigo y el maíz, producir un litro de leche tiene un costo de 86 centavos”, aproximó.

La sequía es otro de los factores que perjudicó al sector lechero. Un rollo de alfalfa tenía un valor que oscilaba entre 150 y 200 pesos. “Ahora llegó a los 250 y además, no hay en la zona, debemos traerlos desde otros lados”.

Además reconoció que «los rindes de los silos desilusionaron, parecían muy buenos, pero tenemos problemas con los pastoreos. Las vacas se están comiendo las reservas del invierno y permanecen encerradas. Cuando haya que suplementarlas en la época de frío, no sé que va a suceder. Con la soja, contaron con una comida, en épocas normales eran cinco”, detalló.

AUMENTO DE LUZ

Otro de los repudios de los productores a nivel nacional es el gran aumento en las tarifas de luz. Manuel Cereigido confirmó que “en el tambo la tarifa aumentó gradualmente, desde hace dos años. Antes pagaba 1800 y ahora la suma a pagar es de 2400, pero no tengo una respuesta certera. En el sector residencial, sí hay aumentos. La diferencia del monto anterior al actual, donde viven los tamberos, fue de 600 pesos”, sostuvo.

EMPRESAS

Con respecto a la presunción de que las empresas lácteas no aumentan el precio a los productores porque tienen reservas de leche en polvo, contestó que “todos los días cambian de cuentos”. Además, mermó la compra a los productores locales. “Ellos dicen que no pero, por ejemplo, La Serenísima fue a comprar leche afuera y con buenos precios”, remarcó.

En cuanto a las ventas expresó que “hay tres tambos muy importantes en la zona. Los mismos, le vendían a las pymes, pero éstas ya están ‘asfixiadas’. Esos tambos, entonces, le entregan a La Serenísima y es una lástima porque se generan los despidos”, concluyó.

PERSPECTIVA

La visión futurista no es buena. “La situación va a continuar. La gente creo que se va a ir deshaciendo de las vacas menos productivas, y algunos tambos van a cerrar. Los aumentos se ven en todos los insumos, ante la necesidad de un veterinario, al comprar balanceado, entre otros servicios”.

La esperanza está en las acciones del gobierno. “Esperamos que libere las exportaciones y el precio. En uno de los relevamientos de la inflación que realiza los sábados La Opinión, “se publicó que la leche sigue aumentando y nosotros seguimos en retroceso”.

Definió el panorama como “un año muy triste. Muchos discursos en el mes de marzo del año pasado dijeron que se iba a parar todo y todavía no sucedió. Se sigue caminando”, expresó.

NO SE SEMBRÓ

Con respecto a lo que se viene anticipó que “el cese de actividad que va a haber en el pueblo será impresionante. Los rindes de girasol son muy flojos, la soja está perdida y la están haciendo silos o rollos; queda el maíz temprano que, por el momento, viene bien”.

La crisis va a “influir en todo. En Trenque Lauquen se sembró mucho menos. En los campos regulares no se sembró y la gente del pueblo no está informada; los números no dan, las inversiones se hacen en los campos buenos”, dijo Cereigido.

“Nos reunimos tres veces en la ciudad. Estábamos viendo qué pasaba con la reunión de Santa Fe, y ahora va a ver otra jornada nacional en Córdoba”.

La sede que los contuvo fue la Sociedad Rural, pero la convocatoria vino por parte de los propios tamberos. “La situación es general y no son buenas las expectativas”, afirmó.

Esperar al mes de marzo

Ante la situación se instaura la posibilidad de un nuevo paro. Algunos quieren salir a las rutas, otros prefieren aguardar hasta más adelante. “La gente de campo está muy revolucionada, hay quienes quieren comenzar con la protesta, yo creo que hay que esperar hasta marzo, porque va a ser un mes crítico. En ese momento vuelve la gente de vacaciones, tienen que comprar útiles, empiezan los despidos y suspensiones de los trabajadores, entre otras situaciones”. Para explicar el desastre comercial contó que “los empresarios que venden maquinarias dicen que las fábricas están paradas porque no hay ventas”, concluyó “Manolo” Cereigido.

Comentá la nota