Tamaño de texto grande Tamaño de texto mediano Tamaño de texto normal Ir a la sección Imprimir Volver Corriente Peronista Federal Olavarría Una jubilación justa y segura para todos

Con el nuevo sistema previsional que el gobierno de Cristina Fernández está impulsando, los argentinos damos un paso gigantesco para afianzar la sociedad más justa que estamos construyendo. Después de casi 15 años del engendro privatista creado por el neoliberalismo que ahora agoniza, las AFJP no serán las encargadas de mantener los ahorros previsionales mientras juegan a la timba financiera, sino que los aportes de tanto esfuerzo volverán a ser administrados y guardados por el Estado, razón última de la existencia y convivencia solidaria de todos los miembros de una comunidad.

Nunca debieron existir, pero los vientos del Consenso de Washington que determinaron la aplicación de recetas desreguladoras a favor del dios berreta llamado Mercado, fueron tan fuertes que nos arrastraron y hasta lograron convencer a la mayoría de los habitantes, de que la administración privada era no sólo una posibilidad eficaz, sino un deber moral frente a la ineficacia obsoleta de la administración pública.

Los años pasaron, las Administradoras privadas perdieron rentabilidad y ahora el dinero aportado por tantos trabajadores activos deberá volver en forma de ley al Estado, de donde nunca debió irse. El sistema privado de capitalización previsional demostró correr en paralelo a las teorías individualistas en boga durante los oscuros años del reino de la endilgación de toda culpa administrativa al "Estado Bobo", como lo denominaron los impávidos gurúes liberales que ahora ven pasar el cadáver de sus teorías por la puerta de sus casas. El ahorro de las AFJP era individual, nunca colectivo, y eso demostraba que sólo servía para trabajos muy bien remunerados (los gerentes, los profesionales con mucha experiencia) y marginaba a una futura jubilación de miseria al resto de la gran mayoría de la población (los obreros, los docentes, la mayoría de los cuentapropistas). Como este sistema perverso no garantizaba equidad, dentro de unos años los jubilados empezarían a sufrir las consecuencias de jubilaciones insignificantes, incluso por debajo de la mínima. Seguramente sobrevendrían pleitos judiciales y sería nuevamente el Estado el que terminaría pagando la diferencia.

Ahora este jueguito se termina. El Sistema de Reparto garantiza que todos los ahorros de los trabajadores vayan a una cuenta común para tener la certeza de que el que más aportó sea el que mejor jubilación tenga en el futuro, pero lo más importante es que los cientos de miles que sufrieron los embates del desempleo, el subempleo o la dispersión laboral, tengan asegurado su futuro con una jubilación acorde a una sociedad que no quiere ver pasar indigencia a los hombres y mujeres que dieron todo por el país mientras pudieron producir.

Las sociedades más justas no se declaman ni se mencionan como promesas en las tribunas de los actos, simplemente se realizan. Y esto es lo que está haciendo la administración de los Kirchner desde que asumieron el poder en mayo de 2003. Rompiendo con largos años de congelamiento de salarios y jubilaciones, han venido otorgando sistemáticos aumentos salariales y jubilatorios y ahora encaran el proyecto más ambicioso de los últimos años: volver al Sistema de Reparto, terminar con una de las más oprobiosas rémoras del neoliberalismo, acabar con el esperpento individualista de las AFJP.

Desde la Corriente Peronista Federal saludamos esta medida y le decimos a la Presidente de todos los argentinos que estamos orgullosos de tener un representante con el coraje para encarar reformas de fondo, ahora que los postulados liberales empiezan a caerse como una torre de naipes y en medio de la satisfacción que nos causa saber que la razón nos asistía cuando hablábamos de la imposibilidad de reemplazo del Estado en los asuntos de la economía. Porque como dijo Juan Domingo Perón "La economía nunca es libre. O la maneja el Estado en beneficio del pueblo, o los grandes monopolios en beneficio propio".

Comentá la nota