Talleres Belgrano desarrolla mini-plantas de proceso para la extracción mecánica de aceite

Entendiendo la tendencia del mercado global y regional de la actividad agroindustrial en pos de generar recursos alimenticios y energéticos alternativos y sustentables, la empresa local Talleres Belgrano S.A. se encuentra abocada a destinar gran parte de sus recursos a desarrollar proyectos técnico-productivos que permitan el agregado de valor en origen.

Siendo consciente de la importancia social y la repercusión económica favorable que este concepto infiere en las comunidades agroganaderas el iIngeniero José María Masztalerz junto a su equipo de trabajo han apostado a la realización de mini-plantas de proceso para la extracción mecánica de aceite vegetal.

De acuerdo con lo informado, dicho proceso se centra fundamentalmente en la extrusión y prensado de semillas oleaginosas de las cuales se puede obtener aceite crudo y expeller. Estos productos son elementos básicos para la elaboración de alimentos balanceados, aceites comestibles o biodiesel.

Explican que el objetivo de la iniciativa es poder vincular la actividad primaria con una actividad industrial, transformando la materia prima en productos o subproductos que permitan conformar una red de agregado de valor local y zonal. Generando de esta manera recursos de un 40 % por sobre el valor inicial en relación al 5 o 10 % que genera la venta directa de granos.

A este valor agregado primario habrá que sumarle el valor agregado en los feedlots, tambos, etc.

Días atrás José Masztalerz junto al responsable de la oficina técnica el diseñador industrial Juan Manuel Gómez han asistido a la “Jornada Extrutec 2008 - Extrusado de Oleaginosas y Cereales” realizada en la ciudad de Río Cuarto, Córdoba.

Allí han podido incorporar un importante cúmulo de información al vincularse con referentes de esta actividad en franco crecimiento y desarrollo.

La jornada contó con la presencia de funcionarios de la Producción del Gobierno de Córdoba, fabricantes de maquinas de Ucrania y Argentina, investigadores y especialistas de la Universidad de Texas, nutricionistas, productores y empresarios argentinos y latinoamericanos interesados en desarrollo de este tipo de proyectos.

Juan Manuel Gómez comentó que “la experiencia recogida nos permite establecer nuevos contactos y vincularnos con el sector. El auditorio realmente estaba desbordado en capacidad y entusiasmo, esperamos que los agentes encargados de las regulaciones y los incentivos necesarios puedan entender y acompañar este tipo de iniciativas”.

“Nuestro objetivo es poder llegar a los productores y empresarios con equipos de alta calidad y durabilidad entendiendo la necesidad de un presupuesto muy acorde para la inversión. Hemos vendido plantas y equipos de este tipo a clientes de Estados Unidos y Brasil que los alumnos de nuestra escuela técnica han podido contemplar durante su fabricación”.

“Una de las plantas fue a una pequeña localidad ubicada en Colorado, US para formar parte de un interesante proyecto comunitario para la obtención de energía alternativa, a través del procesamiento de materia orgánica con contenido energético como el caso del biodiesel o el reciclado de residuos domiciliarios”.

“Lo interesante es que la versatilidad de los productos y subproductos que se obtienen de la extracción y prensado de oleaginosas permiten tener un espectro enorme de negocios con variables y escalas completamente controlables”.

“Por el lado del expeller es posible obtener alimentos balanceados para aves, cerdos, peces o novillos de engorde, o plantear la elaboración de un alimento específico para aves ponedoras o producción Láctea”.

“En cuanto al aceite crudo es posible venderlo a las refinerías o refinarlo in situ para uso comestible o destinarlo a la realización de biodiesel. Las plantas de este tipo poseen gran adaptabilidad a distintas materias primas, son de bajo consumo energético y son sencillas de operar y mantener”.

“Permiten la proyección de ampliaciones de su capacidad operativa y son susceptibles a la incorporación de nuevas maquinas y líneas de proceso para elaborar nuevos productos mas refinados y de mayor valor agregado aumentando la productividad del negocio”.

“En la Jornada de Río Cuarto hemos comprendido la importancia de la intervención conjunta y el trabajo asociado e involucrado entre el estado, el sector industrial y agrícola y los investigadores y profesionales intervinientes para articular y gestionar plantas de alto porcentaje de procesamiento y estándares de calidad competitivos para el mercado interno y externo”.

Comentá la nota