En Las Talitas, Morghenstein logró que se avale el presupuesto 2009 con siete votos

Había dos grupos de cinco concejales, pero dos ediles se cruzaron a la vereda del intendente.
POLEMICA. El intendente, Luis Morghenstein, recibió críticas por los gastos.

Un viejo dicho popular reza que la tercera vez es la vencida; sin embargo, en Las Talitas la realidad superó al adagio. El Concejo Deliberante intentó cuatro veces aprobar el presupuesto municipal 2009, pero terminó frustrado y solamente en la quinta oportunidad, el oficialismo logró los votos suficientes.

El proceso no fue fácil para la administración del intendente, Luis Morghenstein (PJ), que calculó un gasto de casi $ 60 millones para el presente ejercicio. Al principio, los 10 ediles estaban tan divididos que se habían formado dos grupos antagónicos de cinco cada uno. Pero con el correr de los días, hubo dos concejales que cedieron su posición crítica y se pasaron para la vereda del grupo que avalaba a Morghenstein. Se trata de los concejales José Maná y Roberto Martín. Con esos dos votos, el jefe municipal sumó el total de siete ediles que necesitaba para aprobar el proyecto de presupuesto.

Los restantes cinco que dieron su aprobación al cálculo oficial de ingresos y de erogaciones fueron Noelia Jorrat, Stella Maris Aballay, Nora Salazar, Julio Ramírez y Miguel Sánchez.

Del lado crítico quedó un grupo de tres representantes vecinales, conformado por Luis Córdoba, Juan Carlos Abregú y Marcos Kristal (presidente del cuerpo).

Niveles de gastos

La sesión generó un debate sobre el nivel de gastos que fijó el intendente Morghenstein.

El concejal Córdoba planteó sus objeciones. "He pedido que se bajen los gastos discrecionales del intendente para que $ 1,3 millón se reasignen a la partida de personal. De ese modo, se podrán firmar 75 contratos de $ 1.500 mensuales para los empleados que hoy por hoy están en negro y que cobran apenas $ 300 por mes", precisó.

Por su parte, Abregú cuestionó que todos los años se reduce la inversión para la escuela municipal y detalló que se incluyó una partida denominada "otros servicios no personales" por un monto superior a los $ 480.000. "Esos fondos los gasta el intendente a su gusto, porque son discrecionales", advirtió.

Durante el debate en el recinto, el concejal Ramírez (aliado de la intendencia) dijo que se estaban discutiendo cosas sin trascendencia, aunque lo manifestó en un lenguaje soez.

La concejala Jorrat, a su turno, también defendió las cifras del gasto con el argumento de que el secretario de Hacienda, Héctor Ceccoti, ya había explicado el uso de los fondos públicos.

Tras haber obtenido siete aliados en el Concejo Deliberante, la intendencia intentará ahora que se apruebe una ordenanza que la habilite a efectuar contrataciones directas por hasta $ 150.000.

Comentá la nota