Es el talismán.

Malingas, campeón con Boedo y Lanús en el 2007, y con Universitario de Perú en el 2008, vuelve a San Lorenzo. Russo, claro, quiere verlo...
Bernardo Romeo terminó el año lidiando con una lumbalgia severa que lo sacó de las canchas durante la segunda mitad del campeonato. Hoy, si bien está recuperado y arrancará a la par de sus compañeros la pretemporada en Mar del Plata, ciertos resabios de dolor amenazan con estorbar nuevamente su vigencia y, así, la vida futbolística del ídolo aún es una real incertidumbre. Gonzalo Bergessio, en tanto, todavía no tiene confirmada su estadía en Boedo, a la espera de tentaciones europeas y reuniones con Marcelo Tinelli, cabeza del grupo empresario que posee la mitad de su ficha y que desea tenerlo para jugar la Copa. Silvera hace rato que no es el Silvera por el que la tribuna se venía abajo. Menseguez, pocas chances y ninguna nuez suculenta. Chávez es más futuro que presente.

Bajo este panorama, entonces, Miguel Angel Russo, comandante de un grupo que tendrá revancha en el torneo local y revancha en la Copa Libertadores a lo largo de este semestre, le sugirió a Rafael Savino que arrime a Boedo un delantero de área. La respuesta del presidente fue austera, para comprar hay que vender y por el momento no hay ofertas por nadie, de modo que... Sin embargo, el técnico tendrá, efectivamente, un punta nuevo para probar: Roberto Jiménez. Y, cercano a las cábalas como dicen que es Miguelito, la apuesta parece resultarle tentadora, ya que el atacante peruano tiene fama bien ganada de talismán, tras haber sido parte del San Lorenzo campeón 2007 (jugó poquito, pero aportó el 1-0 a Belgrano en cancha de Boca), del Lanús celebrity de ese mismo año (también entró en contadas ocasiones y también ganó un partido: 1-0 a Estudiantes, sobre el pucho), y de Universitario, equipo en el que estuvo a préstamo durante todo 2008, para ahora volver a tierra santa no sin antes haberse alzado con el Apertura peruano.

Russo, entonces, al menos probará al hombre surgido del Alianza Atlético Sullana de Perú. Hasta aquí, Malingas no se afianzó nunca en Boedo, donde acumuló nueve conquistas desde que llegó en 2006. De todas maneras, por si no convence al entrenador, la dirigencia de San Lorenzo escucha ofertas para reubicar al atacante. Godoy Cruz ya sondeó la situación del peruano, por ahora sin ahondar en negociaciones. Mientras tanto, Miguelito tendrá este miércoles, en la vuelta al trabajo, al delantero nuevo que pretendía, y sin haber quemado un cupo de refuerzos. ¡Qué suerte!

Comentá la nota