Talibanes: un mismo nombre para dos facciones diferentes

El gran enemigo de EE.UU. tiene objetivos distintos en Afganistán y en Paquistán
WASHINGTON.- Mientras elabora una nueva política para Afganistán, el gobierno de Barack Obama enfrenta un complejo acertijo geopolítico: dos gobiernos en plena batalla, tanto en Afganistán como en Paquistán; numerosas milicias alineadas con facciones islámicas superpuestas, y en medio de esas guerrillas, oculto, el enemigo que hizo que Estados Unidos llegara a esa región ocho años atrás: Al-Qaeda.

Pero en el centro de la maraña se encuentran los dos movimientos talibanes, el afgano y el paquistaní. Comparten una ideología y la etnia pashtun dominante, pero tienen historias, estructuras y objetivos tan diferentes que el nombre común puede inducir a error en vez de esclarecer, según dicen algunos expertos regionales.

"El hecho de que lleven el mismo nombre causa toda clase de confusiones", dijo Gilles Dorronsoro, un académico francés especializado en el sur asiático, que actualmente se desempeña en la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, de Washington.

Lo que está en juego no es meramente la semántica. Entender las diferencias entre las dos fuerzas talibanas y sus cambiantes relaciones con Al-Qaeda es crucial para entender la discusión actualmente en curso en el salón de debates de la Casa Blanca. Aunque ambos grupos representan una amenaza para los intereses estadounidenses, los talibanes afganos son el enemigo primordial, ya que diariamente montan ataques contra los 68.000 soldados estadounidenses destacados en Afganistán. El mayor temor de Washington es que, si los talibanes afganos toman control del país, podrían invitar a los líderes de Al-Qaeda a abandonar sus escondites en Paquistán.

Alex Strick van Linschoten, un investigador holandés que vive en Kandahar, en el corazón de la sede de poder de los talibanes afganos, dijo que aunque los líderes de los dos grupos talibanes digan que comparten intereses, los dos movimientos son en realidad distintos e individuales.

"En realidad, a los comandantes talibanes y a los grupos que actúan en Afganistán les importa un bledo lo que les ocurra a sus hermanos paquistaníes del otro lado de la frontera", dijo Strick van Linschoten, que ha entrevistado a muchos miembros actuales y a ex miembros de los talibanes afganos.

De hecho, los recientes ataques del movimiento talibán paquistaní contra el gobierno, el ejército y la policía, anticipándose a la actual campaña del ejército contra la base del movimiento en el sur de Waziristán, pueden haber causado tirantez en las relaciones con los talibanes afganos, dijo Richard Barrett, un ex funcionario del servicio de inteligencia británico que sigue la pista de Al-Qaeda y los talibanes para la Organización de las Naciones Unidas.

Los talibanes de Afganistán siempre han mantenido una estrecha relación con las agencias de inteligencia paquistaníes, dijo recientemente Barrett. "No les gusta la manera en que los talibanes paquistaníes han estado luchando contra el gobierno de Paquistán y causando muchos problemas en ese país", dijo.

Los talibanes afganos, por lejos el grupo más antiguo de las dos fuerzas, están encabezados por el mullah Muhammad Omar desde que él mismo fundó el movimiento en 1994. Sus miembros procuran recuperar el poder que tenían en casi todo Afganistán antes de la invasión estadounidense de 2001.

En una entrevista esta semana, concedida bajo la condición de anonimato, un comandante talibán afgano expresó simpatía hacia los talibanes paquistaníes, pero dijo: "No tendrán ningún apoyo de nuestra parte". Agregó que los talibanes afganos "no tienen ningún interés de luchar contra otros países".

"Nuestro objetivo era, y sigue siendo, expulsar a las fuerzas de ocupación, y no entablar una lucha contra ningún ejército musulmán", concluyó el comandante.

Antes del 11 de Septiembre, los talibanes afganos dieron refugio a Osama ben Laden y a otros líderes de Al-Qaeda, pero ahora los grupos están separados geográficamente, y sus líderes están bajo presión debido a las constantes persecuciones. En los sitios web jihadistas, los analistas han detectado nuevas tensiones entre Al-Qaeda, que proclama tener objetivos globales, y los talibanes afganos, que recientemente han afirmado que sus intereses se reducen exclusivamente a Afganistán.

Un movimiento nacional

Dorronsoro, el experto francés, dijo que los talibanes afganos eran "un genuino movimiento nacional", no sólo integrado por una amplia red de combatientes, sino también por un gobierno en la sombra que está esperando tomar el poder en muchas provincias.

En comparación, explicó, los talibanes paquistaníes forman una coalición mucho menos sólida, unida primordialmente por su hostilidad hacia el gobierno paquistaní. La organización se constituyó formalmente apenas en 2007, como una fuerza individual encabezada por Baitullah Mehsud, bajo el nombre de Tehrik-i-Talibán Paquistán, o Movimiento Estudiantil de Paquistán.

Otra complicación más de la terminología regional: casi todos los líderes talibanes afganos tienen sus bases en Paquistán y dirigen sus fuerzas desde sus escondites del otro lado de la frontera. Se cree que el mullah Omar y sus principales asistentes están en la ciudad de Quetta, en el sur de Paquistán, o cerca de ella. Otras dos facciones importantes del movimiento insurgente afgano están comandadas por dos veteranos caudillos afganos, Jalaluddin Haqqani y Gulbuddin Hekmatyar, quienes se encuentran en las áreas tribales de Paquistán, donde los talibanes paquistaníes son más fuertes. Según se cree, los líderes de Al-Qaeda, incluyendo Ben Laden, se ocultan en las mismas áreas tribales paquistaníes.

En opinión de los expertos regionales, para Estados Unidos el desafío a largo plazo es idear políticas que sean capaces de alejar tantos militantes como sea posible de ambas fuerzas talibanas; así se aislaría a Al-Qaeda y a otros fundamentalistas y se fortalecería a los gobiernos de Afganistán y Paquistán. Pero para una superpotencia que no es musulmana y que es detestada en la región, ésa es una misión casi imposible.

Comentá la nota