Los talibán resisten una dura ofensiva militar en Pakistán

El ejército afirmó que mató a 60 rebeldes en 24 horas. Pero los extremistas resisten.
Los rebeldes talibán seguían ofreciendo ayer una férrea resistencia al ejército paquistaní, que intensificó la ofensiva lanzada el sábado en el distrito tribal de Waziristán del Sur. Al menos 60 extremistas islámicos murieron, y más de 100.000 personas han sido obligadas a desplazarse.

"En el transcurso de las últimas 24 horas al menos 60 terroristas han muerto en la operación Rah-e-Nijat", señaló un comunicado del ejército, en el segundo día de su ofensiva terrestre y aérea en la que participan cerca de 20.000 hombres en este distrito montañoso y sumamente conflictivo del noroeste de Pakistán.

"Debido al avance de las fuerzas de seguridad los terroristas están abandonando sus puestos dejando atrás armas y municiones", afirmó el ejército. Aunque admitió que seis soldados murieron desde el comienzo de la ofensiva, uno de ellos durante un ataque con cohetes lanzado por los talibán contra la base militar de Razmak.

Equipados con cohetes y armas pesadas, los combatientes islamistas opusieron una férrea resistencia en la zona de Sharwangi, la primera en territorio de las tribus Mehsud, que componen el grueso de los rebeldes del Movimiento de los Talibán de Pakistán (TTP).

Un portavoz talibán, Azam Tariq, rebatió las afirmaciones del ejército y aseguró que "sólo algunos" rebeldes murieron en los enfrentamientos "a pesar del intenso fuego de artillería y los ataques aéreos". "Nuestros hombres han obligado a los soldados a retirarse de muchos lugares", aseguró Tariq en una conversación telefónica desde un lugar desconocido.

Los militares lograron apoderarse del poblado de Spinkai Raghzai e instalar un puesto avanzado cerca de Kotkai, la ciudad de la que es originario el jefe de los talibán paquistaníes, Hakimulá Mehsud, afirmó un alto responsable. Fuentes del ejército hablaron de una duración de entre seis y ocho semanas para esta operación que debe terminar antes de las primeras nevadas.

Un toque de queda ilimitado fue impuesto en ciertos sectores del Waziristán del Sur, de donde han huído más de 100.000 civiles.

"Hay otras personas que abandonan la región", declaró el coronel Waseem Shahid. "Estimamos que otras 100.000 personas podrían ser desplazadas", señaló.

Desde junio, el gobierno de este país aliado de Estados Unidos en la "guerra contra el terrorismo" había anunciado una gran ofensiva terrestre en ese distrito. Ahora se intensificó tras una ola de ataques terroristas en Pakistán que dejó cerca de 200 muertos en las últimas dos semanas.

Comentá la nota