La CIA usó taladros eléctricos y "submarino" en sus torturas

Lo hizo con un detenido, líder de Al Qaeda, según el diario The Washington Post.
Agentes de la CIA amenazaron con taladro eléctrico y una pistola a un miembro de la red Al Qaeda al interrogarlo, al tiempo que también lo sometieron a la tortura del "submarino", que impide respirar a una persona hasta el borde de la asfixia, según publicó ayer el diario The Washington Post. El integrante de Al Qaeda torturado fue el árabe saudita Abd al-Rahim al-Nashiri, dijo el diario, que citó como fuente un informe de un alto funcionario de la agencia de inteligencia estadounidense, así como a ex y actuales jerarcas.

Los nuevos datos sobre tortura usada por funcionarios de EE.UU fueron también revelados ayer por la revista Newsweek, en un anticipo del informe de 2004 que se hará público esta semana, según se ha informado. Nashiri es el principal sospechoso de ser el cerebro del ataque contra el buque militar estadounidense "USS Cole" el 12 de octubre de 2000 en Yemen, que dejó 17 muertos. Capturado en noviembre de 2002 y detenido durante cuatro años en una de las cárceles secretas de la CIA antes de ser transferido a la base estadounidense de Guantánamo (en Cuba), Nashiri también fue sometido a la tortura del "submarino", al igual que otros miembros de la red terrorista, como lo reconoció la CIA.

El informe de 2004 provee nuevos detalles sobre los métodos de interrogatorio usados para hacer hablar a Nashiri, según el Post. La ley federal sobre tortura prohíbe a los estadounidenses amenazar de muerte a quienes estén bajo su responsabilidad, destacó el diario.

La táctica empleada por la central de investigaciones para el extranjero de Estados Unidos fue definida por una fuente oficial como una "amenaza de ejecución".

La técnica de "submarino" o simulación de ahogo es considerada una forma de tortura por la administración de Barack Obama, en contraste a la de su predecesor, George W. Bush.

Por otra parte, el diario The New York Times aseguró ayer el Pentágono continúa financiando la Blackwater, la compañía privada de mercenarios a los que se involucró en asesinatos de líderes de Al Qaeda y que ahora se llama Xe Servicies.

El Post había publicado el jueves que la CIA reclutó agentes de esa firma para matar a supuestos dirigentes terroristas en 2004, en el marco de un programa secreto. El programa, en el que la CIA gastó varios millones de dólares, fue suspendido antes de emprender la primera misión, y el recurso a una empresa privada fue una de las razones de esa suspensión, de acuerdo con los nuevos datos del Times.

El diario, que citó a altos funcionarios, indicó que la CIA había firmado acuerdos separados con directivos de Blackwater en lugar de contratos formales con el grupo. Y decía que había roto el contrato luego de que se descubriera el tema. Pero ayer se publicó nueva información según la cual la financiación persiste.

Comentá la nota