Taiana propone que la OEA suspenda a Honduras si fracasa la diplomacia

No se sabe si la moción prosperará. Manuel Zelaya afirmó que volverá al poder.
Expulsado de su país por un comando armado que lo llevó en pijamas a Costa Rica, el presidente hondureño Manuel Zelaya, anunció ayer que retornará a su país el jueves para terminar su mandato presidencial, pero que no insistirá con su reelección.

"EE.UU. apoya mi retorno", dijo y agregó: "En cuanto llegue, llamaré a los opositores".

Las declaraciones que hizo Zelaya, quien anoche se encontraba en Washington, tras pronunciar un discurso en la ONU, en Nueva York, -que condenó por aclamación el golpe- fueron interpretadas como una prueba de que está dispuesto a hacer concesiones para que la democracia sea restablecida en Honduras. Lo que ayer todavía no estaba muy en claro es si los golpistas también cederán.

Una fuente diplomática latinoamericana confirmó a Clarín que hay negociaciones en marcha por detrás de la escena, pero la orden de captura internacional que emitió ayer la Fiscalía hondureña contra Zelaya no es un buen signo.

De hecho, el Banco Mundial y el BID anunciaron ayer que suspendían toda su actividad crediticia con Honduras, un gesto que indica que Washington está endureciendo su posición.

Si Honduras queda suspendida de la OEA como lo propuso el canciller Jorge Taiana, quedará suspendida automáticamente del BID. Al cierre de esta edición no estaba claro si la propuesta de Taiana sería aceptada.

"Aquí se juega no solo la democracia de Honduras sino la fortaleza de los procesos democráticos en todo el Hemisferio", dijo Taiana al inaugurar la sesión extraordinaria de cancilleres, que lo nombró presidente de la misma por aclamación. "Creemos que de no tener éxito las gestiones diplomáticas y si son infructuosos los llamados, debemos tomar la decisión de aplicar el artículo 21 de la Carta Democrática y proceder a suspender a Honduras su derecho de participación en la OEA", sostuvo y agregó: "Debemos impedir este intento de retorno al pasado".

Apoyan la propuesta de Taiana, Venezuela y los países del Alba, pero no están de acuerdo EE.UU. y Colombia, entre otros. El presidente colombiano Alvaro Uribe, de visita en Washington, donde fue recibido por Obama, alertó sobre "una potencial violación del principio de no intervención en este debate, si la OEA resuelve suspender a Honduras". Más aún, el propio embajador de Honduras ante la OEA, Carlos Sosa dijo que la suspensión "es una posibilidad" pero que no había pedido que fuera incluida en la resolución a votarse por el organismo regional.

Si bien no está previsto que la Secretaria de Estado, Hillary Clinton asista a la reunión de ministros, EE.UU. está jugando fuerte a favor de que la situación se resuelva de una manera diplomática con negociaciones entre todas las partes, sin llegar a tener que aplicar sanciones.

El Departamento de Estado todavía no ha retirado su embajador en Tegucigalpa como lo hicieron otros países. Y si bien el portavoz de la diplomacia estadounidense anunció ayer que se está estudiando congelar la asistencia financiera para Honduras, todavía no lo han hecho pese a que el desembolso de esos fondos está condicionado a que Tegucigalpa respete los principios democráticos.

Cuando un periodista preguntó porqué el Departamento de Estado todavía no ha calificado oficialmente lo ocurrido en Honduras como un "golpe de Estado" -lo que habría significado el corte automático de toda la ayuda-, Hillary Clinton dijo que la situación todavía está muy fluida.

Zelaya tenía muy pocas posibilidades de aspirar a recuperar la presidencia de Honduras si antes no deponía su ambición de ser reelecto como lo hizo ayer. Pese a que una y otra vez mencionó el apoyo que ha recibido de Estados Unidos, todo el respaldo internacional que recibió se debe sólo a que fue depuesto.

La propia Hillary Clinton dijo que sus intentos de permanecer en la presidencia de Honduras son "preocupantes". En un comunicado, el legislador demócrata Eliott Engel, presidente del Subcomité para América Latina de la Cámara de Representantes, coincidió con ella. Según Engel, Zelaya debe ser restituido de inmediato. Pero, agregó: "Me ha preocupado cómo el presidente Zelaya intentaba cambiar la Constitución para permanecer en el poder al concluir su mandato".

De hecho, la resolución adoptada ayer por la Asamblea General de la ONU es muy clara cuando, al condenar el golpe y al decir que el presidente constitucional es Zelaya, pide que sólo se le permita finalizar su mandato.

Comentá la nota