Los taficeños se entusiasman con el retorno del tren

La semana que viene se hará el recorrido inaugural del convoy de pasajeros, cuyo servicio quedará definitivamente habilitado a partir de abril. Los vecinos celebran las obras que el Gobierno efectúa en la vieja estación y creen que la reactivación hará revivir la ciudad.
Mientras el resto de la provincia parece somnolienta tras las Fiestas de fin de año y la llegada de las vacaciones, Tafí Viejo bulle en expectativas. En octubre del año pasado, cuando el gobernador, José Alperovich, anunció que a fines de diciembre un tren de pasajeros volvería a unir esa ciudad con San Miguel de Tucumán, los taficeños desearon que esas palabras se convirtieran en realidad y no se quedaran siendo parte sólo de un discurso político, como sucedió durante las presidencias de Raúl Alfonsín y Néstor Kirchner. Si bien será con unos meses de retraso, parece que esta vez el tren sí llegará a la estación.

Dentro de una semana -según confirmaron las autoridades-, el convoy hará su viaje inaugural y en abril el servicio comenzará a ser regular. Los lugareños recuerdan a cada foráneo que el ferrocarril fue primero el padre y luego el alma de la ciudad del noroeste tucumano.

Pura expectativa

Ya no hay rastros de yuyos ni tablas agujereadas en la vieja estación. Hasta el aire parece estar esperando el traqueteo de los vagones y el trajín de los pasajeros. “La gente se acerca mucho y pregunta cuándo comienza a funcionar el servicio. Por día deben venir unos 20 vecinos”, dice Pedro González. Mientras se acomoda la gorra y se seca la transpiración de la frente con el antebrazo, el auxiliar de la estación Tafí Viejo se ilusiona: “Dios quiera que esto no sea sólo política porque Tafí Viejo lo necesita”. Muy cerca de allí, el encargado de obra de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo, Julio Quinteros, da un par de indicaciones a uno de los 20 obreros que están refaccionando el lugar y señala que cuando llegaron -hace un mes- estaba todo abandonado. “Tuvimos que cambiar parte del techo porque se llovía, arreglar la pasarela, revocar las paredes, y también hicimos una plaza con merenderos y juegos para niños”, describe.

Desde ese espacio verde, Omar Nieto, de 50 años, observa cómo trabajan los operarios. “Me acuerdo cómo las multitudes de obreros y viajeros se mezclaban en ese mismo lugar. Es algo muy útil para todo los ciudadanos; esta vez creo que se dará”, remarca.

La sonrisa de Ana Ibáñez, de 64 años, delata que no ve las horas de que los vagones comiencen a rodar. “Quiero subirme al tren, todavía me acuerdo cuando funcionaba”, relata, entusiasmada.

A María Barone, de 56, los recuerdos la devuelven a la infancia. “Mi abuelo nos llevaba a mí y a mis hermanos a Córdoba en tren y nos divertíamos jugando en los vagones. Ya les prometí a mis ocho nietos que los voy a llevar a pasear”, cuenta. Ernesto Robles, de 22, es hijo de un ferroviario. “En mi casa estamos felices de que todo vuelva a ser como antes. Es una gran alegría lo que está sucediendo”, relata.

Hasta las ventas subieron

Los comerciantes de la zona notaron que las ventas aumentaron desde que remozaron la estación e iluminaron el predio. “Arreglaron la pasarela que une la estación con la Villa Obrera y hay más actividad”, afirmó Carlos Morales, dueño de un local de productos de limpieza e hijo de un ex trabajador del tren.

“Vendemos más y seguro que trabajaremos más porque mucha gente de la capital vendrá”, estimó Isaac Brito, empleado de una carnicería. Con pocas palabras, el joven resumió las expectativas de sus vecinos. “Los taficeños todavía soñamos con los talleres. Estamos esperando que se despierte el gigante”, aseveró.

Comentá la nota