Tácticas y estrategias para 2009

Esta semana, con diferencia de apenas algunas horas, Carlos Alberto Reutemann se acercó y volvió a alejarse de la política oficial de Cristina de Kirchner. El senador por Santa Fe conformó la holgada mayoría -de 46 legisladores- con la que el gobierno logró dar sanción definitiva al proyecto de reestatización del sistema jubilatorio que había sido aprobado en Diputados y que ahora es ley.
Tras cartón, el Lole hizo conocer su proyecto de "Retenciones Cero" con lo que volvió a distanciarse de la política oficial, aún sabiendo que su iniciativa es absolutamente inviable. ¿Por qué hace Reutemann semejante movida sabiendo desde el comienzo que va a vía muerta? La respuesta no se encontrará en el ámbito legislativo sino en el electoral. Si bien Reutemann no se cansa de decir que "no es momento de hablar de candidaturas", nadie cree que el tema haya estado ausente en su último encuentro del mes pasado con Néstor Kirchner o en el reciente que mantuvo el jefe del PJ con el Presidente del partido en Santa Fe el hiper-reutemista Ricardo Spinozzi.

La semana pasada había trascendido que Reutemann condicionaba su participación en las listas del PJ a la no presencia del Chivo Rossi encabezando la lista de diputados nacionales. Sin perjuicio de las dificultades que va a acarrear una campaña bifronte -en el caso de que Reutemann encabece la lista de senadores y Rossi la de diputados-, el jefe de la bancada de diputados nacionales no sólo no tiene problemas en compartir cartel, sino que cree que pueden complementarse y avanzar sobre los diferentes electorados que se distinguen en la extensa geografía santafesina. El Lole si pudiera elegir seguramente preferiría a Spinozzi o a Omar Perotti -el malabarista del oeste- cuyas imágenes no están identificadas en la disputa contra la entidades del campo, pero no parece que esté en condiciones de imponer su criterio; "bastante con que vaya a la reelección después de haber votado como votó" confió a Rosario/12 un diputado del Frente Para la Victoria desdeñando el aporte que puede significar la presencia del ex-gobernador en la boleta oficial.

Lo cierto es que fue el propio Reutemann el que se ocupó de aclarar que "no veto ni vetaré a nadie" en relación a las objeciones sobre la presencia de Rossi. El senador fue más allá y sostuvo que "hay que ver que decide el PJ de Santa Fe que está unido y preparando su estrategia para el 2009". Más allá de su persistente negativa a hablar públicamente del tema, el único destino político de Reutemann está ubicado en el Senado, desde ya que si quisiera podría ser Embajador en Berlín o cualquier otra sede diplomática de primera línea, pero eso no está en sus planes. Para quienes siguen la política con perspectivas a futuro no se atreven a ir más allá del 2009 y nada se especula en relación al 2011.

Reutemann no quiso ir por un tercer período cuando muchos en el PJ esperaban que enfrentara a Hermes Binner. Mucho tiempo antes de que se largara la interna del PJ entre Rossi y Rafael Bielsa, el Lole se había autoexcluído en la convicción de que Binner era invencible, y así fue. En los cálculos para los comicios legislativos del año próximo la opinión del ex-piloto de Formula Uno es bastante parecida y difiere con la de Néstor Kirchner que siempre cree que va a ganar, como en Misiones cuando el Obispo Pigna demolió a su candidato, o Capital donde Daniel Filmus fue superado por Mauricio Macri, o la propia Santa Fe donde su ex﷓canciller condujo a la derrota por primera vez en la historia de elecciones libres al Partido Justicialista. El ex-presidente le habría dicho a Spinozzi que "Santa Fe está para ganarse", lo cual difiere de la opinión que el propio Presidente del PJ provincial y su jefe político pueden manifestar públicamente. Más aún es probable que alguno de ellos o a quien manden salgan a desmentir que esa sea su opinión y sobreactúen un optimismo similar al de los días previos a la derrota sin atenuantes del hermano del DT de la selección de futbol de Chile.

Pero más importante que eso, será ver de qué manera se para el PJ de cara a los comicios del año próximo. La semana que viene un importante número de Intendentes del PJ van a ir a visitar a Julio Cleto Cobos, el inventor del "no es positivo", que más que aportar soluciones va a dejar como saldo una foto, varias declaraciones y remarcar la línea que divide a buena parte de la dirigencia del PJ. Seguramente alguno de los jefes comunales va a sacar de su portafolios el proyecto de "Retenciones Cero" de Carlos Reutemann y lo deje en manos del vicepresidente en un gesto más para la tribuna que para el recinto. Esto en principio no dañaría el revitalizado vínculo entre Reutemann y el matrimonio presidencial, y hasta fue avisado el ex-jefe de Estado de la presentación de la iniciativa. "Lo hace más que nada para evitar fugas de votos del interior profundo -como le gusta decir al reutemismo- para las listas socialistas. "Retenciones cero es más que la baja y fragmentación que propone el PS en sintonía con la Federación Agraria", sostiene el dirigente del FPV. Lo que le falta en esa estrategia es la mitad que deberá aportar Rossi, salvo que lo convenzan que no debe aparecer en la campaña por el bien de todos.

Es difícil imaginar que un dirigente que se bancó las que se bancó como lo hizo el Chivo "se guarde" en la campaña y el discurso del PJ de Santa Fe sea el que enarbole el Lole. "Va a ser difícil pero van a convivir, eso si Reutemann es candidato, porque Agustín va a serlo sin ninguna duda" vaticina el dirigente que admite sin embargo que "vamos a hacer lo que se acuerde con Kirchner, que es el presidente del PJ y el que lidera este proyecto". La pregunta aquí es que pasaría si Kirchner cree que pensando en el 2011 hay que sacarlo de la cancha a Binner, y para eso es indispensable derrotarlo en la parlamentarias. ¿Qué pasaría si la opción es Reutemann? ¿Qué si le ofrecen a Rossi para este turno un lugar en el gabinete y algo más para dentro de dos años? Parece difícil, poco probable, pero no imposible sobre todo si el estratega es Kirchner y su objetivo es consolidar con un triunfo en la mitad del mandato el gobierno de CFK y proyectar la sucesión para el año 2011.

En ese sentido ganar Santa Fe es más importante que Córdoba, la otra provincia en la que el FPV tiene puesta la mirada ya que Buenos Aires no parece complicada electoralmente. La "bota" tiene un elemento extra nada desdeñable, la gobierna la figura más expectante de la oposición, y ganarle las primeras elecciones que afronta en gestión sería un golpe importante. Esto lo sabe no sólo el gobierno sino también el socialismo que en su congreso partidario ha ratificado su rol claramente opositor pero se ha diferenciado de otros sectores en apariencia progresistas que votan cualquier cosa en contra del gobierno sin siquiera considerar los contenidos o sus propias posiciones sobre los diferentes temas en un pasado reciente. Para el Socialismo las preocupaciones son diferentes, la gestión que tiene muestra a Binner con "dedicación exclusiva" -así lo define uno de sus ministros- afronta las dificultades propias de la situación económica a las que se agrega la actitud persistentemente obstruccionista de los legisladores del PJ. Sin embargo, en la consideración popular esto no se refleja. Binner sigue conservando altos niveles de adhesión, pero con un dato que no parece menor y que seguramente será motivo de otra columna: Por primera vez desde que participa con protagonismo en la política, no es en Rosario donde alcanza los mayores valores de imagen positiva.

Comentá la nota