Tabaré Vázquez rechazó los argumentos argentinos por Botnia: "No contamina"

El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, rechazó los argumentos de Argentina ante la Corte de La Haya, y consideró "absolutamente inexistente el daño irreparable" al río Uruguay por la actividad de la pastera Botnia, como denunció la delegación argentina al comenzar las audiencias finales por la controversia bilateral.
Desde Estados Unidos, donde realiza una visita oficial, Vázquez rechazó los argumentos argentinos ante la Corte Internacional que entiende el conflicto que enfrenta a los dos países por la papelera de capitales finaldeses Botnia, instalada en la localidad uruguaya de Fray Bentos.

El primer día de alegatos ante la Corte, que se extenderán hasta el 2 de octubre, Argentina sostuvo que la planta supone "una violación flagrante por parte de Uruguay de las obligaciones del estatuto del río Uruguay" de 1975, y aseguró que la actividad de la misma provocará "daños irreparables" al ecosistema del río que es límite natural binacional.

Requerido por el diario El País en Washington, Vázquez aseguró que la "argumentación de que Uruguay no respetó las normas del Tratado no tiene solidez", y refutó específicamente los argumentos argentinos al señalar que no existe el "daño irreparable" al medio ambiente.

"Los estudios de institutos asesores, dedicados al medio ambiente, han sido concluyentes" y "Botnia no contamina", añadió el gobernante.

Vázquez ratificó además que su gobierno espera un "buen resultado" en La Haya, cuyo veredicto se aguarda para inicios de 2010.

Situada en Fray Bentos, 309 kilómetros al noroeste de Montevideo, sobre un río que es límite natural entre los dos países, la planta de Botnia comenzó a funcionar en noviembre de 2007 y desde entonces produjo ya más de 1,5 millones de toneladas de pasta de celulosa.

Argentina, que llevó el caso a La Haya, argumenta que Montevideo violó el Tratado binacional del Río Uruguay, de 1975, al no solicitar autorización para su instalación.

Sostiene además que la planta contamina y es por ese motivo, también, que desde hace casi tres años un grupo de pobladores de ese país cortan un puente que conecta ambos países con serios perjuicios económicos para Uruguay.

El conflicto, en el cual hasta el rey Juan Carlos de España intentó mediar sin éxito, mantiene desde entonces crispadas las relaciones de los dos países que comparten igual origen e idiosincrasia.

La planta de Botnia fue construida entre 2005 y 2007 y generó durante las obras más de 1.000 empleos, en la mayor inversión en la historia del país.

El veredicto de La Haya se espera para inicios de 2010 cuando Uruguay ya habrá elegido nuevo presidente entre el oficialista y favorito candidato de la izquierda José "Pepe" Mujica y el opositor y conservador Luis Lacalle.

Comentá la nota