Tabaré Vázquez prometió una transición ejemplar

El presidente, que fue ovacionado cuando votaba, elogió la calidad de la campaña.
MONTEVIDEO.- Sonriente, relajado y consciente de que termina su mandato con un Uruguay en buena forma, el presidente Tabaré Vázquez fue uno de los primeros en votar ayer en un colegio católico del barrio de La Teja. Allí lo esperaban decenas de simpatizantes que, con banderas del Frente Amplio, lo vivaron calurosamente.

"Gracias, Tabaré", decían algunos de los carteles. El mandatario, que concluye su mandato con una popularidad cercana al 60%, también recibió sobres con cartas de saludos y peticiones, como ya había ocurrido durante otros actos públicos.

"Nos podemos sentir orgullosos, felices y tranquilos de haber tenido una campaña electoral ejemplar. Me estoy refiriendo a la población en general. Fue una campaña como pocas veces se ve en el mundo", dijo el primer presidente socialista del Uruguay. "Seguramente, hoy [por ayer] será un día muy bueno, espectacular, y en la noche, cuando se conozcan los resultados, los uruguayos se podrán manifestar en toda su seriedad", agregó el mandatario, horas antes de que se supiera que se necesitará una segunda vuelta para definir la contienda electoral.

Vázquez, que rechazó en esta campaña postularse a una reelección consecutiva, lo que hubiese requerido de una reforma constitucional, se refirió, además, a un eventual retorno a la presidencia en las próximas elecciones.

"Vamos a ver si llegamos a 2014. La biología manda", señaló el jefe de Estado, médico oncólogo que se hizo políticamente fuerte como alcalde de Montevideo antes de ser presidente.

Vázquez tuvo un papel ambiguo en la campaña. No logró imponer al candidato de su preferencia, Danilo Astori, y tuvo más de un cortocircuito con quien finalmente fue el candidato del Frente Amplio, el ex guerrillero José Mujica.

En el acto de cierre de campaña, sin embargo, Vázquez y Mujica intentaron borrar sus diferencias con un fuerte abrazo el lunes pasado, aplaudido por centenares de frenteamplistas que festejaron anticipadamente.

Ayer, Vázquez se manifestó "muy tranquilo" de haber cumplido con "transparencia" y "tolerancia" el mandato que le encomendaron los uruguayos, y dijo que hoy comenzará a activarse el equipo que ayudará al próximo gobierno, cualquiera que fuere su signo político, en la transición de poder.

"Bizcochos y mate"

"Vamos a hacer un profundo balance, un inventario, una lista de temas pendientes. Estamos preparados con seriedad para dar toda la información que merecen el pueblo y el próximo gobierno", dijo, ante un enjambre de periodistas que se agolparon para verlo votar.

Según Vázquez, será "la más amplia, profunda y transparente de las transiciones que el país ha vivido".

El presidente indicó, también, que "Uruguay es el país con mayor libertad de expresión y de prensa" de la región, y evaluó que durante su gestión de cinco años dio "todo lo que podía" en beneficio de la gente.

Luego de dialogar con los periodistas, Vázquez se retiró a su domicilio en el barrio de El Prado, donde aguardó el recuento de los votos junto con sus familiares y colaboradores.

Ahora, "bizcochos y mate", concluyó el mandatario antes de retirarse, en un intento de alentar a la ciudadanía a esperar con paciencia el resultado final de las elecciones.

Tabaré Vázquez se encamina al cierre de su mandato, el primer gobierno socialista en Uruguay, con una aceptación popular que ronda el 60% tras cinco años de una gestión con logros en economía, en la cobertura del sistema de salud, derechos humanos, educación, lucha contra la pobreza y con el revés del conflicto diplomático con la Argentina por la pastera Botnia.

A pesar de que él ponga en duda la posibilidad de un nuevo mandato, analistas y dirigentes políticos, no descartan el regreso de Vázquez para las elecciones de 2014 e incluso señalan que su protagonismo en un eventual gobierno de Mujica será alto.

Comentá la nota