El Sutiv tramita un aumento salarial para los empleados pero la negociación no es sencilla

Se desarrolló ayer una importante reunión en Capital Federal donde se habló fundamentalmente de la recomposición de los sueldos de todos los obreros de la industria del vestido. Martín Benavídez, responsable del gremio en la región, adelantó que "no se descarta ingresar en un estado de alerta y movilización" a raíz de los inconvenientes que hay por estos días.
Uno de los sectores en la ciudad que permite monitorear la realidad económica local es la industria de la indumentaria, una actividad que constantemente genera mano de obra masculina y femenina. Cuando su situación es compleja, repercute en la vida diaria por alcanzar a alrededor de 3.000 familias que se nutren de los salarios de esta actividad y por tal motivo en estos días están las reuniones desarrollándose de manera constante debido a problemas en el orden salarial.

Martín Benavídez

"La situación es complicada para nuestro sector desde mediados de octubre pasado pero lentamente estamos recuperando algunas de las actividades importantes que se vinculan con nosotros", explicó en la mañana de ayer al Diario el secretario general del Sindicato Unico de Trabajadores de la Industria del Vestido (Sutiv), Martín Benavídez. Pero adelantó que hay optimismo "por todo lo que se viene hablando con los empresarios de la confección, desde su lugar nos han manifestado que la producción crecerá y es algo que notamos en los talleres de Pergamino". Además agregó: "Sabemos que la realidad es difícil porque la economía no atraviesa momentos de esplendor en el país aunque, en este momento, estamos esperanzados en una salida positiva para los obreros del vestido".

-¿Desde el gremio creen que la situación para el sector mantendrá el crecimiento evidenciados en estas semanas?

- Entendíamos que a fines de julio o principios de agosto se lograría un repunte en la actividad de la confección y afortunadamente se han obtenido algunos resultados interesantes; lo que se aproxima es beneficioso para nuestros compañeros aunque no podemos dejar de lado que pasamos un tiempo muy complicado en que la industria del vestido se cayó por completo.

- ¿Qué ocurre con los despidos o la reducción horaria?

- Prácticamente no hemos recibido más despidos de personal en estos últimos meses y estimamos que esto se da porque el período difícil ha mermado; la reducción en las horas de trabajo siguieron en algunos talleres pero no con la intensidad que tuvimos al final de 2008. Más allá de esto, tenemos confeccionistas que gestionaron la ayuda del Gobierno nacional a través de planes para impedir el despido de empleados. Los dueños de las fábricas tramitaron la cooperación oficial y su gente percibe una ayuda de 600 pesos que se adjunta al salario cuando no se tiene una importante cantidad de prendas para confeccionar.

- ¿Cómo está la producción en general en los talleres de la ciudad?

- No tenemos un número concreto pero sabemos que todavía no están todas las máquinas produciendo como sucede en temporada alta; hay empresas que siguen adelante con su planificación anual y otras que van trabajando día a día. Pero es imposible obviar que existe una baja en la cantidad de prendas que se fabrican en Pergamino y la región; no se puede separar del análisis que anteriormente hubo despidos o bien reducciones horarias de los trabajadores, hay que ir lentamente para que se recupere el movimiento industrial que todos queremos.

- ¿Han dialogado con los representantes nacionales del Sutiv?

- A nivel central conocen muy bien lo que pasa, no sólo en nuestra ciudad sino también en el resto del país; si es necesario vendrán para hablar con los trabajadores y apoyar cada una de las gestiones que se inicien para defender los puestos laborales.

Tema salarial

Justamente ayer, y minutos antes de la entrevista con LA OPINION, el titular del Sutiv Pergamino mantuvo una importante reunión en la sede central que el sector tiene en Capital Federal. "Estamos tratando de llegar a un acuerdo salarial pero hay una serie de complicaciones; no se descarta ingresar en estado de alerta y movilización porque no se logran los porcentajes pretendidos con relación a los salarios", señaló Martín Benavídez.

- ¿No creen que exista una salida en las próximas horas?

- Siempre estamos dispuestos al diálogo; el Sutiv escucha el planteo de los obreros del vestido como así también el de empresarios que mantienen conversaciones con los delegados gremiales que están en cada uno de los talleres.

- Seguirán aguardando respuestas para lograr un aumento…

- Vamos a agotar todas las instancias posibles porque siempre hemos trabajado de esta manera; la reunión que se desarrolló hoy (por ayer) ha sido importante porque permitió plantear las necesidades que tiene el sector, una actividad económica interesante en esta región de la provincia de Buenos Aires.

Trabajo diario

Teniendo en cuenta las particularidades del empresariado de nuestra ciudad y cómo se ensambla en él la actividad gremial, Martín Benavídez expresó en la entrevista con el Diario que "sabemos que hay fábricas chicas, medianas y grandes y, fundamentalmente, que la crisis no afecta a todas por igual", dijo el responsable del gremio en la región. "Por tal motivo siempre acompañamos a los empresarios que tienen dificultades con su pequeño taller y lo asesoramos en lo que podemos porque detrás de cada máquina hay una compañera", agregó ayer el secretario Benavídez. "El gremio coopera en lo que puede, hablamos en reiteradas oportunidades con los empresarios para que no despidan y busquen alternativas y realmente hemos tenido respuestas buenas", señaló el titular del Sutiv Pergamino.

- El ingreso fuerte de la producción se viene registrando…

- Los propietarios de las fábricas entienden que en un par de meses la situación continuará mejorando aunque, debemos ser claros, toda la industria de la indumentaria tiene que ver mucho con el consumo. Vemos que la venta de ropa en los comercios de Pergamino decayó en estos meses y al no existir ventas, impacta en la producción de los talleres. Es una cadena imposible de transformar que en reiteradas ocasiones no depende tanto de la fabricación sino de la presencia de público en los negocios.

Reuniones

"Mantenemos reuniones permanentes con todos los empresarios de la confección porque necesitamos saber diariamente lo que sucede y, en el marco de estas charlas, se plantea el tema salarial para cada uno de los trabajadores del vestido", señaló Benavídez. Igualmente remarcó que los trabajadores concurren siempre a la sede del Sutiv porque "sienten inseguridad sobre sus puestos laborales". Ante esta situación, según explicó el secretario gremial, se contiene a los afiliados y se les explica la coyuntura que vive el sector "porque todos deben saber perfectamente lo que pasa".

- ¿Tienen contacto además con la delegación del Ministerio de Trabajo provincial?

- Representantes del Sutiv van hasta tres veces por semana para saber a ciencia cierta el panorama en la zona; nosotros tenemos afiliados de otras localidades vecinas y también les damos respuestas cuando se comunican telefónicamente para saber detalles de la situación que está atravesando la industria del vestido. No podemos olvidarnos que toda la región tiene importantes talleres de costura con una alta cantidad de mano de obra incorporada.

Comentá la nota