"El SUTE es como una subsecretaría del Gobierno que perdió lo democrático"

Lo afirmó el secretario ejecutivo del sindicato de los docentes. Criticó a la dirigencia actual y anunció que dará un paso al costado. Reclamó la falta de plenarios y los acusó de "golpistas".
Las críticas en contra del Sindicato Unido de Los Trabajadores de la Educación (SUTE) no dejan de crecer. Esta vez, de parte del secretario ejecutivo del gremio, que anunció que prontamente renunciará a su cargo, ya que no está de acuerdo con la dirigencia actual. Ex lista Celeste, propone crear una nueva agrupación que los desligue de Gustavo Maure, actual secretario gremial de CTERA, y que, según afirman, tiene fuerte influencia en las decisiones del sindicato local.

La determinación de la comisión directiva del SUTE de remover de su cargo al secretario general Eduardo Franchino disparó la polémica entre los afiliados que apuntan en contra de la nueva conducción. Varias docentes que están disconformes con la medida señalan que un plenario -como máximo organismo dentro del sindicato- debe definir su futuro, ya que argumentan que existe un artículo del estatuto del gremio que así lo indica.

Ahora, Martín Aveiro, secretario ejecutivo, si bien aseguró que no lo defiende a Franchino, afirmó que renunciará a su cargo porque considera que la institucionalidad de la entidad se está "viniendo abajo" y que existen continuas irregularidades. Además, señaló que hay un fuerte vínculo con el Gobierno que entorpece los logros que se intentan conseguir para los trabajadores.

Por otro lado, repudió que solamente se hayan realizado dos plenarios durante el 2009, cuando es un espacio de representación de los empleados de la educación. "Esta es una dirigencia golpista donde hay falta importante de democracia, más allá de los anuncios grandilocuentes", comentó Aveiro.

A la hora de dejar su cargo, Franchino no quiso saber nada con el sindicato y anunció que volvería a dar clases. Pero Aveiro piensa que esa no es una alternativa y, junto a un grupo de docentes, afirma que dará pelea en la próximas elecciones. "Queremos un sindicato en serio, que sea unido, democrático y fuerte", añadió.

También denunció que desde hace tiempo vienen registrando situaciones de persecución ideológica y sindical y que él, como titular del Secretariado Ejecutivo del SUTE, ha sufrido últimamente. Dijo que, como consecuencia de estos actos, le dieron de baja a su licencia gremial, por lo que realizó una denuncia en el Ministerio de Trabajo. "Me dieron de baja porque solicité que se convocara un plenario cuando salió el problema de los terciarios. Pero como no se puede discutir políticamente, actuaron así", señaló Aveiro.

También argumentó que los intereses de un grupo de personas que pertenecen a la agrupación Celeste Nacional "ha vaciado de representatividad al sindicato". Al igual que las docentes que hicieron públicas sus críticas ante la dirigencia actual, apunta que tendría que ser un "órgano en defensa de los trabajadores, pero que se ha convertido en un lugar de persecución, sanción e intimidación para todo aquel que ose pensar distinto".

En cuanto al reclamo salarial, acusó al gremio por no haber exigido una actualización de sueldos ni tenido activas movilizaciones. "La lucha y la firmeza tienen que ser frente a quienes tienen los recursos y los administran. Lejos de esto ha estado el SUTE, dispuesto a ceder en acuerdos siempre escasos", agregó Aveiro.

Comentá la nota