El SUTE acató la conciliación y por su presión adelantan la negociación

El SUTE acató la conciliación y por su presión adelantan la negociación
Trabajo citó a la primera reunión para el 9 de marzo. Los docentes amenazaron con protestas y se pasó al 2.
El gremio docente decidió ayer aceptar la conciliación obligatoria dispuesta por la Subsecretaria de Trabajo, por lo que el lunes será normal el inicio del ciclo lectivo.

Sin embargo cuestionó y calificó como una maniobra del organismo la decisión que, en primera instancia, los convocaba a la primera audiencia de conciliación para el lunes 9 de marzo y amenazó con protestar en la Bendición de los Frutos, hoy, y en el acto de inicio del acto lectivo, el lunes. Ante esta presión, el Gobierno aceptó anticipar la audiencia para el próximo lunes, a las 9.

La resolución de retornar a la mesa de negociaciones llegó ayer a las 10 a la sede del SUTE, después de que el Poder Ejecutivo pidiera que se realizara el procedimiento de conciliación laboral obligatoria para frustrar el paro dispuesto por los maestros en el primer día de clases.

Los docentes habían rechazado la propuesta salarial que la Dirección General de Escuelas les había efectuado (un salario inicial de 1.490 pesos y un aumento de 80 pesos en el estado docente) y habían acordado medidas de acción directa.

A partir de la notificación de la Subsecretaría de Trabajo, ambas partes en conflicto deberán abstenerse durante 15 días de efectuar cualquier medida que altere el funcionamiento de la paritaria.

Pero los dirigentes del SUTE, presentaron poco después de las 14 de ayer una nota a la Subsecretaria intimándola a convocarlos para el lunes, ya que consideraban que llevar la audiencia al 9 de marzo era una dilación. Inmediatamente se les respondió que otra nota había salido hacia el gremio donde se cambiaba la fecha de la audiencia del 9 al 2.

"Esto modifica la situación, se responde a nuestro pedido y allí veremos qué ofrecimiento nos hacen para después convocar a un plenario", sostuvo Cristina Raso, secretaria gremial de los docentes.

Para los dirigentes, llevar la conciliación al lunes 9 no tenía otra intención que darle una semana de paz al Gobierno para pasar la Vendimia y el inicio de clases. Y para frustar ese plan oficial anticiparon que no iban a impedir que los docentes expresaran los reclamos en la Bendición de los Frutos en San Rafael y en el acto de inicio del ciclo lectivo que se efectuará en Coquimbito, Maipú.

El cambio dispuesto por la Subsecretaría evitará seguramente las manifestaciones y la dirigencia concentrará todas sus fuerzas en la reunión del lunes.

Al anunciar ayer a la mañana el acatamiento a la conciliación, Raso había advertido que de haber un nuevo fracaso en las negociaciones "estaremos presentes en todos los ámbitos necesarios para que este gobierno comprenda que con los trabajadores de la educación se dialoga, se acuerda y se soluciona la situación de la escuela pública de Mendoza".

La gremialista después reconoció que la propuesta efectuada por el Gobierno tiene aspectos positivos.

"Hay que decirle al ministro Adaro que conspiró contra su propuesta el hecho de que llegó al SUTE después de las 13 del jueves. En realidad, la propuesta tiene algunas cuestiones muy valiosas porque, por ejemplo, incorpora a los compañeros celadores a la estructura de puntaje de los trabajadores de la educación. Pero la propuesta llegó tarde, llegó mal. Los delegados no pudieron analizarla claramente y tenía muy poco sustento económico, era totalmente insatisfactoria. Así que el ministro no sólo debería pensar en que la propuesta respete estos criterios, sino que hay que ponerle más plata y llegar a los trabajadores de forma limpia, transparente".

Comentá la nota