El STJ suspendió la designación del presidente del TDC

La medida cautelar dispone que el gobernador Oscar Jorge "se abstenga de elegir al candidato a cubrir la vacante" de presidente del Tribunal de Cuentas. Es por noventa días y hasta que el STJ se expida sobre la legalidad del jury que destituyó al funcionario.
La tercera es la vencida, dice un dicho popular, y así parece aplicarse también a la decisión que el Superior Tribunal de Justicia tomó favorable al tercer intento del ex presidente del Tribunal de Cuentas, Natalio Peres, -destituido hace cinco meses por negligencia en el control de la corrupción en el IPAV-, para que Jorge se abstenga de nombrar al nuevo presidente de ese organismo.

El STJ tomó esa medida pese a considerar un error de Peres el solicitar una medida cautelar "autosatisfactiva" que omitió fundar tal como prescribe la ley y, además, opinar que no es aplicable a este caso. El pedido de Peres apuntaba a ordenar "al Consejo de la Magistratura, suspender la selección y/o notificación al Poder Ejecutivo Provincial del trámite llevado a cabo para la selección de postulantes a los cargos de Presidente y Vocal del Tribunal de Cuentas".

Los ministros Julio Pellizari, Rosa Vazquez, Tomás Mustapich y Eduardo Fernández Mendía, rechazaron acceder a la medida autosatisfactiva pero accedieron a realizar un "reexamen" de la situación planteada y decidieron tomar una medida cautelar genérica -no autosatisfactiva- basándose en el principio "iura novit curia".

Bajo este principio, -que en latín quiere decir que el juez, puede aplicar un derecho distinto al invocado, porque "conoce el derecho"-, encuadraron la pretensión de Peres en el artículo 224 del Código Procesal Civil que ampara a "quien tuviere fundado motivo para temer que durante el tiempo anterior al reconocimiento judicial de su derecho, éste pudiere sufrir un perjuicio inminente o irreparable". El código dice que quien esté en tal situación "podrá solicitar las medidas urgentes que, según las circunstancias fueren más aptas para asegurar provisionalmente el cumplimiento de la sentencia".

Así, aunque Peres no pidió esa medida específicamente, los ministros del STJ se la concedieron entendiendo que el derecho aconseja ampararlo igual.

Esta demostración de "garantismo" hace decir al STJ que lo solicitado por Peres puede "lograrse de manera distinta a la pretendida y sin inmiscuirse en la labor del Consejo de la Magistratura ni afectar los derechos en expectativa que pudieran tener quienes están concursando". Así dispone que "el Poder Ejecutivo deberá abstenerse de elegir al candidato a cubrir la vacante para Presidente del Tribunal de Cuentas" por noventa días plazo que considera "suficiente para la resolución del recurso en análisis en la causa principal". No alcanza esta medida a la selección del vocal del mismo organismo cuyo concurso se realizaba paralelamente al del presidente.

Ayer el STJ notificó a Peres de esta resolución y comenzó a correr el plazo de noventa días corridos dentro de los cuales el gobernador Jorge no podrá elegir al nuevo presidente del cuestionado organismo.

Candidatos.

La semana pasada, seis interesados en acceder a la presidencia o una vocalía del Tribunal de Cuentas se presentaron ante el Consejo de la Magistratura para cumplir con el trámite del coloquio. Durante once horas los consejeros entrevistaron a seis postulantes. Ellos fueron los contadores Roberto Vassia, Germán César Piccirilli y Myriam Roldán, y los abogados Marcos Paz, José Sappa y Raúl Kalinger. El Consejo estuvo conformado por Eduardo Fernández Mendía en representación del Superior Tribunal de Justicia, Juan Ramón Garay (PJ) por el Poder Legislativo, Eduardo Collado en nombre del Poder Ejecutivo, y Dina Estela Deballi por el Colegio de Abogados. En esta oportunidad también hubo un representante del Consejo Profesional de Ciencias Económicas.

Cumplido este paso, el Consejo entró en un cuarto intermedio en la que debe definir si están dadas las condiciones para armar las ternas de candidatos para cada cargo. En esta oportunidad se deberán preparar dos ternas: una de abogados y otra de contadores. Esto es porque la ley orgánica del Tribunal de Cuentas establece que la mesa directiva -un presidente y dos vocales- debe estar integrada por dos abogados y un contador, o dos contadores y un abogado. Como el único vocal que quedó tras el Jurado de Enjuiciamiento realizado en el verano -oportunidad en que fueron destituidos de sus cargos Natalio Perés y Rubén Rivero- es un abogado, la situación obliga a postular a candidatos de las dos profesiones.

La medida cautelar tomada por el STJ no afecta el funcionamiento del Consejo de la Magistratura como pretendía Peres. Se esperaba que recién la semana próxima estarían esas ternas en manos del gobernador que, no obstante recibirlas, deberá esperar la resolución del STJ sobre la cuestión principal planteada por Peres.

Así, recién cuando el tribunal se expida sobre la queja del ex funcionario que se considera mal destituido por que el jury se excedió en los plazos legales, Jorge sabrá si puede o no designar al nuevo presidente del TdeC.

Comentá la nota