Suspendieron vuelos a Tandil y Necochea

La experiencia no cumplió con las expectativas que se había planteado el gobierno cuando dispuso subsidios para reactivar esas rutas.

Fue una apuesta fuerte de Daniel Scioli, anunciada antes de resultar gobernador electo de la provincia de Buenos Aires. Durante la campaña de 2007, se comprometió a trabajar en el relanzamiento de las rutas aéreas no explotadas en el interior bonaerense, entre las que se encontraban Tandil, Necochea y Villa Gesell.

La experiencia piloto se realizó con Tandil, que desde el año 2000 tenía su aeropuerto cerrado por la falta de vuelos comerciales. A mediados de noviembre del año pasado, la empresa santafesina Sol comenzó a cubrir el trayecto entre Aeroparque y Tandil. Poco después, también se iniciaron los vuelos hacia Necochea.

Para respaldar la iniciativa, el gobierno provincial dictó un decreto para otorgar a la empresa un subsidio que consistía en garantizarle el monto de los asientos que no se ocuparan en cada vuelo, hasta cubrir el 60% del total de las plazas disponibles.

Menos de un mes después del comienzo de las operaciones, debieron modificarse los horarios y las frecuencias de los vuelos, porque la respuesta del público no fue la esperada. Para aumentar la ocupación, se incluyeron tres vuelos semanales que hacían escala en Mar del Plata.

Sin embargo, el proyecto no prosperó. Y por la escasa demanda de pasajes, el de ayer fue el último vuelo que despegó de Tandil rumbo a la Capital Federal. "La experiencia no cumplió con las expectativas que nos habíamos planteado y por este motivo no va a continuar", reconoció en diálogo con LA CAPITAL el subsecretario de Servicios Públicos bonaerense, Daniel Guastavino.

De esta manera, el fin del mes de febrero -en la práctica, el de la temporada estival- coincide con el final prematuro de un proyecto aéreo que resultó inviable. De acuerdo con estimaciones extraoficiales, el subsidio para solventar los vuelos rondaba los 40 mil pesos semanales.

Fuentes de la Gobernación señalaron que mientras en el caso de Necochea la cantidad de pasajeros fue importante, la demanda hacia Tandil fue muy escasa. "No podemos financiar vuelos en los que no viaja prácticamente nadie", apuntaron.

Consultado acerca de las estadísticas de pasajeros que utilizaron el servicio, Guastavino señaló que "la empresa todavía no ha presentado los números de febrero", pero admitió que "a pesar del impulso inicial, la cantidad de pasajeros no cumplió con las expectativas".

Además de la decisión del gobierno provincial de suspender los subsidios, la empresa Sol resolvió no continuar a riesgo propio durante el resto del año y finalizar el servicio ahora, porque consideró que la escasa demanda disminuirá aún más con el fin del verano.

Comentá la nota