Suspendieron 'recuento final' de votos y crecen sospechas en el Acuerdo Cívico

La Justicia Electoral y la mayoría de los partidos políticos que participaron de los comicios platenses del pasado domingo, acordaron suspender el recuento de los votos en función del "espacio" -cerrado- en el que se realizará la tarea, lo que podía significar una fuente de propagación del virus de la Influenza, según anticiparon a INFOCIELO fuentes confiables.
La idea, en principio, se acordó con los apoderados de todas las fuerzas, aunque resta aún hacerla oficial. Entre los defensores de la postergación, conviven los que se aferran a la declaración de Emergencia Sanitaria por la denominada Gripe Porcina en relación a las características físicas del lugar del recuento, con otros que se recuestan en una excusa nacida del adelantamiento del acto electoral: la decisión de que las eleciones sean en junio y no en octubre, permite suspender el recuento porque "no hay apuro" para las asunciones, que serán, se sabe, el 10 de diciembre próximo.

La polémcia gira particularmente a algunos distritos donde hay "tironeos" por algunas bancas en juego, como en esta Capital Provincial: "Nosotros no podemos anteponer la discusión política al problema sanitario que existe, y preocupa, pero sostenemos que es sospechosa la suspensión del recuento con el 94% de las mesas escrutadas y sin contar barrios en donde ganamos claramente", le dijo a este portal uno de los principales referentes del Acuerdo Cívico y Social esta tarde.

LA POLÉMICA Y LAS SOSPECHAS DE "ACUERDO" PARA ARREBATAR UNA DE LAS 12 BANCAS EN JUEGO

El inicio del recuento -ahora oficial- de los votos platenses del último domingo en la Justicia Electoral, reinstaló una polémica en la que habitan sospechas de algún intento de fraude con rumores de un supuesto ‘acuerdo’ entre dos fuerzas para arrebatarle una de las bancas en juego al Acuerdo Cívico y Social, que anota como propio el discutido sillón número 12.

Por lo pronto, tanto desde ese espacio y del otro principal frente opositor, Unión- Pro, deslizan, en privado y categóricos, una conclusión compartida: del recuento de sus fiscales surge, claro, que la fuerza referenciada en Elisa Carrió y la UCR consiguió los votos necesarios para quedarse con 4 bancas –de la docena que había en juego-, idéntico número que alcanzó el oficialista Frente Renovador Platense y PJ disidente de de Narváez.

Pero la sugestiva demora en cargar al sistema público que se puede consultar por Internet el recuento de los votos en 70 mesas, más la auto-proclamación del oficialismo que asegura haber obtenido 5 de las 12 bancas en juego, encendió la luz de alerta en la oposición, desde donde empiezan a mirar, con lupa, el accionar de la Justicia Electoral con competencia electoral, a cargo de Manuel Humberto Blanco.

Según ese registro, en La Plata se impuso el último domingo el Frente Renovador Platense –un Frente integrado, además, por el partido del mismo nombre; el Frente Justicialista para la Victoria y el Partido de la Buena Gente- con 106.274 votos (el 34,71%), seguido por Unión-Pro, con 83.155 votos (el 27,16%) y más abajo el Acuerdo Cívico y Social que obtuvo 78.162 votos (el 25.52%).

Si la elección hubiese resultado así, ciertamente la distribución de las bancas hubiesen correspondido, tal como publicó hoy un matutino platense, en el siguiente orden: 5 bancas para el Frente Renovador Platense; 4 bancas para Unión Pro y las 3 restantes para el ACyS, según surge del cálculo que se utiliza para la distribución de las bancas en juego.

La polémica surge, sin embargo, en un dato que no es menor. Esos números, resultan del recuento de 1.313 mesas sobre un total de 1.383 que se distribuyeron a lo largo y ancho de esta capital provincial. Es decir, faltan computar, aún, 70 mesas que proyectadas en términos del nivel de participación de electores que se registró en La Plata el último domingo (el 70% del padrón electoral) suponen la existencia de más de 17.000 votos sin computar.

Ese es el nudo de la discusión, toda vez que desde el Acuerdo Cívico y Social aseguran que sus números dejan en claro que cada una de esas fuerzas alcanzó la cantidad de votos necesarios para quedarse con 4 bancas cada una de ellas ( 4 reales para el FRP y 3 reales, para Unión-PRO y el ACyS, más una cuarta por ‘resto’, tal como lo estipula el sistema de reparto de las mismas para estas dos fuerzas).

A las sospechas dentro del Acuerdo Cívico que apuntan directamente al oficialismo en el marco de una supuesta maniobra en al que, aseguran, "formaría parte un sector de la prensa amiga que instala la idea de que el reparto es 5-4-3 cuando aún faltan computar 70 mesas y de barrios claves", se sumaron esta mañana otras voces que apuntan directamente a Unión-Pro.

"¿Y si hay un acuerdo con de Narváez para ‘devolverle’ algún favor por el reparto de boletas de su tramo nacional que hicieron desde el oficialismo durante el último tramo de la campaña?", se preguntaban esta mañana, nada inocentes, representantes del ACyS, en obvia referencia a la maniobra que desde ese mismo espacio se denunció días antes de las elecciones en el sentido de que el bruerismo repartía, en algunos barrios, boletas del FRP, con el tramo nacional de de Narváez- Solá.

El debate, que recién empieza, cobrará fuerza y concentrará la atención de las partes, particularmente del Acuerdo Cívico y Social en la Justicia Electoral de la Provincia, que comenzará a contar los votos. Todos, incluidos los que sostienen la polémica: las 70 mesas que todavía faltan, al menos, publicar en el sitio de Internet del recuento extraoficial.

Comentá la nota